12 de noviembre 2021

Recelo en el sector privado: Piñera anunció la interconexión entre Chile y Asia para exportar hasta 600 GW solares

La iniciativa, denominada ‘Antípodas’, contempla la prolongación de un cable submarino de alta tensión de 20 mil kilómetros. Tanto desde el sector privado como desde el propio Gobierno consideran que se trata de un emprendimiento al muy largo plazo, imposible de empezar a realizar en los próximos lustros por la falta de tecnología disponible.


Ayer, a tan sólo 10 días de las elecciones presidenciales de Chile, su mandatario, Sebastián Piñera, hizo un anuncio que él mismo reconoció como “ambicioso” y en fase de estudios, donde se están buscando aliados estratégicos para su desarrollo: el proyecto ‘Antípodas’.

Se trata de la interconexión eléctrica entre Chile y el continente asiático a través de una línea submarina de altísima tensión que debería recorrer 20 mil kilómetros.

La idea de esta iniciativa, aseguró el mandatario, es poder exportar entre 200 a 600 mil MW, principalmente de energía solar fotovoltaica, teniendo en cuenta que cuando en Chile es de día en Asia es de noche, de ahí el nombre ‘antípodas’.

Según Piñera, esto permitiría descarbonizar parte del consumo eléctrico de ese continente, considerado hoy como el mayor emisor del mundo, evitando más de 1,6 millones de toneladas de CO2 al año, “lo que representa el 4,5% del total de las emisiones mundiales en este momento”, indicó el presidente chileno.

“Esta tecnología está avanzando a la velocidad del rayo, y nos va a permitir poder exportar la energía limpia que producimos durante el día para abastecer o sustituir las energías sucias que consume durante la noche alguno de los países asiáticos”, propuso el mandatario y remató: “Esta puede ser la principal exportación y principal actividad económica de nuestro país”.

Sin embargo, dos fuentes consultadas por Energía Estratégica, una cercana al Gobierno y otra del sector privado, consideraron que ‘Antípodas’ es un proyecto que podría realizarse en el muy largo plazo, y que plantearlo, con la tecnología actual, es irrealizable.

Si bien consideran que la interconexión eléctrica global es la tendencia mundial, pensarlo en el mediano plazo es inviable desde el punto de vista técnico.

Por un lado, no hay tecnología para instalar este tipo de cableado mares muy hondos, indican. El Océano Pacífico tiene profundidades que llegan a los 11 mil metros y se requerirían de cables muy pesados que tracen estos 20 mil kilómetros de largo: la logística se hace imposible.

Por otro lado, el voltaje de los cables hace complejo al proyecto. Se necesitaría muchísimo más que 500 kV para poder reducir la corriente y evitar las fuertes pérdidas que podría generar un recorrido eléctrico como el que se propone. Aun no hay tecnología para ello, señala uno de los expertos consultados.

Los proyectos que hay hasta el momento

Hace algunas semanas, se anunció la puesta en marcha de la que actualmente es la línea submarina más larga del mundo: Los cables parten de la estación hidroeléctrica más importante de Noruega, situada en Kvilldal, y recorren 724 kilómetros dentro del Mar del Norte, hasta llegar al Reino Unido.

La obra tiene una capacidad máxima de 700 MW, y se escalará hasta llegar a los 1.400 MW.

Por otro lado, se está desarrollando un nuevo proyecto de mayor envergadura, que conectará a Australia con Asia (ver). El emprendimiento tendrá 4.200 kilómetros de largo (15.800 kilómetros menos que el anunciado por Piñera), será capaz de transportar 3,2 GW de capacidad y estaría operativo en 2027.

5 Comentarios

  1. sra. juanita

    En el ministerio de energía ¿ninguno de los ingenieros avisó a los dos «ingenieros» comerciales que el proyecto es puro humo y que es absurdo ir a presentarlo en una reunión de empresaurios?

    Mal ahí.

    El proyecto apenas califica para brain storming.

    Responder
  2. marcelo neira

    Sería bueno que se desarrolle tecnología para cables eléctricos submarinos de miles de km, pero el anuncio de Piñera parece ue es por su coyuntura política.

    Responder
  3. Juan Alberto Llaguno Betancourt

    Buenas tardes

    1).- La distancia considerada y la profundidad del océano Pacífico, son obstáculos muy grandes que requerirán enormes esfuerzos compartidos, pero que pueden ser superados, como hemos visto a través de la historia.

    2).- Sabemos que para disminuir el efecto Joule se debe elevar la tensión de la línea, pero transmitir en corriente alterna tiene límites de tensión. A la fecha ya se han construido redes de transmisión en corriente directa (HVDC) de muchos km de longitud para transmitir alta potencia en 1500 kV y los fabricantes de los equipos de electrónica de potencia muy bien podrán desarrollarlos para más voltaje. Asimismo los fabricantes de cables submarinos se esforzarán en conseguir soluciones para este reto, teniendo en cuenta que la transmisión en corriente directa disminuye enormemente los costos al emplearse menos material conductor.

    Responder
  4. Severo guillermo rivera contreras

    Es un proyecto muy ambicioso que pondria a Chile a la banguardia, pero por lo que dicen los tecnicos por el momento es imposible mirando un futuro cercano

    Responder
  5. Edward Cardenas Saldivar

    Es interesante, no se requiere fondear el cable a grandes profunidades, basta y sobra unos 300 pies de profundidad con sistema de flotacion neutra a esa profundidad, algo asi como un corredor submarino geolocalizado , trabajando con energia DC y no la AC para reducir perdidas y problema indeseables. No se requiere llegar a CHINA, basta llegar a NUEVA ZELANDIA y de ahi crear un HUB para el sur de Asia y todo Oceania. Hay el conocimiento, solo hace falta producir la tecnologia que puede ser 1 o 2 lustros, pero SI ES POSIBLE, y es el futuro de las energías renovables en el mundo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019