Los cortes se produjeron principalmente en las regiones del AMBA, el NEA y el NOA. Los costos de las interrupciones en el suministro de energía en las empresas del NEA representaron como mínimo un 0,5% de las ventas, asumiendo que cada interrupción se prolongó durante una hora y que las firmas pudieron reiniciar su proceso productivo luego del corte de luz sin costos.

El informe señala que el consumo de energía ocupa la tercera posición en los costos de la empresa (representando el 6%), por debajo de los costos salariales (32%) y la compra de insumos y materias primas (48%).

Estimaciones menos conservadoras sobre la duración de los cortes y los costos indirectos que se producen por la interrupción del proceso arrojan resultados de pérdidas cercanas al 5% del total de las ventas anuales.

Atenuar la interferencia

Graciela Frey, responsable de Certificación en Sistemas de Gestión de IRAM, explica que «cuánto y cómo se utiliza la energía en un proceso es el primer paso para comenzar a abordar la problemática de su uso eficiente. La optimización puede tener varias causas. La más sencilla es la inversión en nueva tecnología. Pero esta no está impulsada solo por la búsqueda de ahorro en el consumo de energía, también tiene que ver con una mayor productividad, porque las empresas tienen fines de lucro«.

Perspectivas del sector Pyme

Luego de tres años consecutivos de registros negativos, en el segundo trimestre de 2015 se registró un fuerte repunte de las cantidades vendidas de las PyME industriales a nivel nacional, que se incrementaron un 7,2% frente al trimestre anterior (en términos desestacionalizados) y un 3.3% a nivel interanual. El nivel de ocupación, sin embargo, se mantiene estable sin creación de nuevo empleo.

En el segundo trimestre de 2015 todos los sectores de la industria sin excepción y también el de las PyME de Software y Servicios Informáticos (SSI) de CABA, que concentran el 64% de las empresas del sector de todo el país, aumentaron su volumen de negocios.

Con respecto al mismo trimestre del año anterior los sectores manufactureros más dinámicos fueron Químicos (17%), textiles, confecciones y calzado (13%), alimentos y bebidas (7%), junto al sector del software y servicios informáticos que creció un 16% interanual. Menos dinámicos se mostraron el sector de los plásticos y los metalmecánicos que aún no lograron superar los niveles de producción con respecto al mismo periodo del año anterior.

Las perspectivas para el resto de 2015 son inciertas, puede que se ya haya agotado la capacidad de consumo de las familias derivadas de la expansión crediticia a través de las tarjetas de crédito y los créditos bancarios al consumo. De haber continuidad en el crecimiento, será con tasas menores que las registradas en este trimestre, ocupación estable sin generación de nuevo empleo e inflación sin descenso (actualmente está estabilizada en 21% ayudada por la drástica disminución de los precios de las materias primas).