Marcelo Álvarez comenzó su exposición titulada “Usos y Generación Local de la Energía” en Solar Cities, el martes 18 de noviembre en Capital Federal, planteando la necesidad de avanzar en políticas de Estado enfocadas en el desarrollo de proyectos de energías alternativas.

El recurso condiciona pero no determina”, dijo refiriéndose a que el primer paso para el aprovechamiento de la energía solar no tiene que ver tanto por la posibilidad de captar los rayos del sol sino más bien con el desarrollo de una reglamentación adecuada. “Marco regulatorio, líneas de financiación, permisos fiscales y estabilidad, es mucho más importante que el recurso solar”, observó.

Pone el ejemplo de Alemania, que si bien presenta condiciones geográficas muy inferiores a las de Argentina, hoy es líder mundial en este segmento.

Otro de los puntos importantes sobre los que hizo hincapié Álvarez es el potencial de silicio que tiene nuestro país para generar paneles fotovoltaicos. Se trata de uno de los insumos que se requieren para la fabricación de módulos que están al alcance de las empresas locales. Hasta en este sentido destacó que hay facilidades puertas adentro.

Por otra parte, pensando en mejorar la eficiencia del sistema de cara al futuro, Álvarez apuntó que “no debemos replicar los vicios de la matriz energética que se dan actualmente”, considerando que es necesario descentralizar las demandas y llevarla “más cerca de los consumos”. Actualmente los usuarios están alejados de las centrales de generación. En este sentido, resalta que los sistemas fotovoltaicos generan la energía en el lugar que se la utiliza.

En otro tramo de la exposición, Álvarez anticipó su posición respecto de los premios que debe conceder el Estado para fomentar la generación distribuida: “Uno debe hacer un plan para estimular el mercado pero hay que tener cuidado porque sobre-estimularlo es tan malo como sub-estimularlo”.

Sostuvo recordando el ejemplo de España, plaza que permitió la venta de energía solar de los usuarios residenciales al sistema interconectado, haciendo de estas operaciones un gran negocio.  Los beneficios, y en consecuencia las ventas de particulares, fueron tan importantes que el esquema no se pudo sostener.

Tal es así que España pasó de ser el mayor mercado del mundo en energía solar fotovoltaica en 2008 a desaparecer en las estadísticas en el 2009. “La sub-estimulación que pasa en Argentina es igual de mala a la sobre-estimulación que sucedió en España”, aclaró.

Al finalizar, el titular de CADER subrayó la necesidad de que se profundicen y motoricen políticas profundas de financiación y subsidios para potenciar el mercado de las energías renovables, con ello la industria local para sustituir importaciones.

Mostrando gran capacidad de oratoria, el empresario cerró con un cuento mítico romano cuya moraleja es: que el personaje, por su ignorancia, pagó tres veces más por obtener un tercio del producto. Al respecto dijo que se debe evitar hacer lo mismo desde el sector y “ayudar tanto en el mercado local como en el mercado global a tomar medidas cada vez más rápidas, lo que en la jerga se llama ‘acción temprana” para desarrollar el mercado de una manera óptima”, remató el dirigente.