Desde el Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, encabezado por el Ing. Agr. Leonardo Sarquís, se impulsa una política puntual de Bioeconomía que incluye un mayor aprovechamiento posible de la producción de biocombustibles como oportunidad provincial de desarrollo.

La línea de trabajo actual incluye integrar a las cadenas agropecuarias (feedlots, tambos, producciones intensivas, etc) para destino de la producción adicional de expeller, y aprovechar la capacidad ociosa de extrusores y de plantas de biodiésel presentes en la provincia. Este es un dato no menor que implica que partiendo de este esquema no se requerirían modificaciones tecnológicas sustanciales para aumentar la participación de biocombustibles, evitando costos adicionales al gobierno. 

En los últimos meses, el equipo de la Dirección Provincial de Bioeconomía y Desarrollo Rural, a cargo del Lic. Nicolás García Romero, dentro de las actividades de gestión que les corresponden, investigaron y propusieron líneas de trabajo en el sector para que se analicen en la toma de decisiones políticas y legislativas provinciales.

A partir de allí, se compartieron tres hipótesis que conforman el escenario futuro que se quiere alcanzar y que fueron compartidas a distintos actores provinciales y asesores de los principales tomadores de decisiones: 

  • Reemplazar el 25% de la generación eléctrica en motores diesel
  • Sustituir el 10% del consumo de combustibles líquidos
  • Sustituir el 35% del gasoil agro por biodiesel para autoconsumo

Estas propuestas están en etapa de análisis y aunque todavía no haya una decisión tomada sobre cuándo actuar, el plan estratégico de Bioeconomía que se adelantó a Energía Estratégica incluye un análisis del impacto económico que estas medidas significarían.

En números, el aprovechamiento del 100% de capacidad ociosa de biodiésel y de extrusores en la provincia, se traduciría en la producción de unos 38.000 m3 de biodiésel por más de US$ 22 millones, sumado a unos US$17 millones de valor agregado en origen, que generaría 183 nuevos puestos de trabajo directos en la provincia y más de 282 empleos indirectos. En tanto que, se identifica una oportunidad de dirigir en el corto plazo unos para reemplazar 138.154 m3 de gasoil utilizados en moto-generadores por biodiésel (100 Millones USD aprox)

Aquellas cifras se duplicarían al apostar a la sustitución de sólo el 10% del consumo de combustibles líquidos en la provincia, persiguiendo como meta una industrialización inteligente que dé mayor valor agregado a las materias primas, en este caso al maíz y la soja. 

De allí, la sustitución del diesel implicaría una producción extra de biocombustibles con posibilidad de desarrollo en más de 70 partidos, que generarían 5.067 puestos de trabajo directos y 4.218  indirectos y, por sustitución de naftas, la creación de 1.563 puestos directos y 3.125 indirectos en unos 40 partidos.

Tomando el “Balance energético Extrusión y Biodiesel”, un análisis realizado por MAIBA, la dirección de Bioeconomía determinó además que 423.500 m3 de gasoil agro por más de US$ 245 millones pueden ser reemplazados por biodiésel. En este sentido, apostar a una sustitución de las importaciones de gasoil significaría que la provincia genere US$ 840 millones a través de biocombustibles para su abastecimiento.

Desde la Dirección de Sustentabilidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, liderada por Santiago Tiphaine, se señaló que la alineación de todas las iniciativas propuestas llevarían a reducir en gran medida la huella de carbono, dado que la provincia consume un 43 % del total de combustible líquido a nivel nacional. Y que por otro lado, en términos económicos, se lograría compensar la balanza comercial respecto a la importación de combustibles prorrateados a Buenos Aires.

En tanto la propuesta sea evaluada por legisladores, desde Agroindustria convocaron a un workshop el próximo 6 de diciembre donde se presentarán estas hipótesis planteadas y se abordarán como temáticas centrales los biocombustibles líquidos, el biogás y, como adición, la energía solar en provincia.

La invitación está abierta a la participación de empresas y referentes de cada uno de los sectores mencionados, ya que como resultado final del encuentro se espera relevar las perspectivas de los distintos actores y datos concretos de la industria, para diseñar la política energética agroindustrial y el plan de acción de gobierno de cara a desafíos futuros.