Blockchain, internet de las cosas y la automatización de sistemas eléctricos son conceptos ya conocidos pero que aún no terminan de aterrizar en el sector energético mexicano.

La digitalización del sistema eléctrico es quizás el desafío que más beneficios podría dar a los usuarios activos y sería el futuro en el desarrollo de las energías renovables. Sin embargo, para avanzar a pie firme sobre este aún es preciso resolver otras problemáticas.

De a cuerdo con Forbes México, 12 estados del país viven sin acceso al gas natural y a esto se suman la creciente necesidad de ampliación y modernización de redes de distribución eléctrica para satisfacer la demanda incremental en México.

“Que todo el país tenga acceso al gas y la electricidad es básico. En México, hay varias iniciativas para llevar luz a regiones alejadas donde no llega la red nacional y a estos proyectos hay que apoyar primeramente”, indicó Kira Potowski, gerente del departamento de Comercio e Inversiones en el área de Energía de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa).

En diálogo con Energía Estratégica, la especialista consideró que hay un potencial enorme en el desarrollo de energías renovables para atender a la demanda creciente y que el país cuenta con recursos naturales ideales para hacerlo.

Sin embargo, el gobierno actual tendría un “temor a la intermitencia de las renovables” y ese es uno de los motivos por los que estarían más enfocados en construir su séptima refinería y modernizar hidroeléctricas que generan mayores volúmenes de energía firme y constante. Por lo que, un desafío es que el gobierno no deje de lado a las energías renovables y apueste por la transición energética.

¿Cómo debiera ser esa transición energética?

“En Alemania de hecho, ya no vamos a usar carbón ni energía nuclear”, consideró Potowski.

Incluso la experiencia alemana demuestra que un camino posible son las microrredes renovables, que no necesitan de la red nacional y gracias a una interconexión entre casas con paneles solares, por ejemplo, brindan autosuficiencia energética a muchos usuarios.

“Si en México se llega al nivel de microrredes y digitalización sería una maravilla para cualquier consumidor energético”.

Por lo pronto, un gran desafío sería poder impulsar a través de distintos mecanismos principalmente la eólica, solar y bioenergías junto al gran potencial que representan los biocombustibles.

Sobre este último punto, la especialista se refirió con especial atención advirtiendo que la actual administración de Gobierno dirige sus esfuerzos a las refinerías y no privilegian opciones más ecológicas como respuesta a la demanda actual.

Lea también: Expertos proponen desarrollos en bioenergía para solucionar la problemática del sargazo en el caribe mexicano 

“En Yucatán la gente se queda sin servicios, hay apagones, hay cortes de gas natural. Y aquí hay un gran potencial para la producción de bioetanol por ejemplo que no se está aprovechando”.

Adicionalmente, la referente de AHK en México se refirió a la eficiencia energética y a los sistemas de gestión de energía como la respuesta más próxima a las problemáticas energéticas actuales.

“Desde Camexa trabajamos por conformar redes de aprendizaje sobre eficiencia energética y la gestión de energía basada en la ISO 50001, que pueden servir incluso a las energías renovables. Si trabajo estos temas previamente puedo saber hasta cuántos paneles voy a necesitar si soy generador o cuánta energía compro si soy consumidor”.