Trasfondos en las prioridades de despacho en la reforma de la «Ley de la Industria Eléctrica»

El Ing. Jose Celis, Director de Mitiga CO2, analizó en profundidad uno de los puntos del proyecto presentado por Andrés Manuel López Obrador y destacó que no se contemplan a los productores geotermoeléctricos privados ni a proyectos que utilizan biogás o biomasa.

México atraviesa semanas de debate tanto en el sector de las renovables como en el ámbito semana político. La semana pasada el Congreso recibió una iniciativa preferente presentada por parte de Andrés Manuel López Obrador

La misma busca reformar y adicionar diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), entre ellas el sistema de despacho de los generadores eléctricos, bajo el argumento de “grave perjuicio a la Comisión Federal de Electricidad”. 

En ese sentido, Energía Estratégica contactó al Ingeniero José Celis, Director de Mitiga CO2, para que brinde su opinión sobre la prioridad de despacho que planteó el Ejecutivo Federal y a qué se debe ello. 

Celis planteó que la Secretaría de Energía previamente enfrentó el problema de especulación de proyectos, donde diversos actores solicitaron permisos y luego intentaron venderlos a otros actores. Por lo que, al ya haber permisos la CFE estuvo obligada a hacer el transporte de electricidad.

José Celis también es Consultor de Renovables y Profesor Universitario en la UNAM

Todo ello pese a que el permiso sea nada más en papel y no haya un accionar de desarrollo. Por lo que si el generador no construye el proyecto, se debe absorber el costo de la transmisión. 

Con el contexto ya puesto, la iniciativa tiene como prioridad a la energía producida por las hidroeléctricas, de acuerdo a volúmenes de agua definidos por el Comité Técnico de Operaciones, “que ya estaban puestas en el proyecto de Nación de Andrés Manuel López Obrador”. 

El documento también aclara que serán aquellas en la cuenca del Río Grijalva ¿Por qué allí? El año pasado el desfogue de ellas ocasionó pérdidas en millones de dólares por inundaciones en el Estado de Tabasco. “No es por un lado técnico, es un tema político. Estamos hablando de cinco a siete represas para reducir un desastre económico-político”, apuntó Celis.

“Si esto hubiera afectado a los hidráulicos privados, hubieran levantado la mano, pero no, son los que están más callados que todos”, agregó. 

En segundo orden se ubica la energía generada en otras plantas de la CFE y productores independientes de energía, “que es gas natural, por un tema de confiabilidad”: “El mismo plan de campaña de AMLO ya le estaba dando mucha importancia por encima del sector privado, por lo que no debería de extrañar políticamente hablando”, mencionó el entrevistado. 

La energía eólica o solar de particulares para grandes escalas se ubica como tercera prioridad. Y aquí Celis señaló que “hay discriminación, dado que hay proyectos eólicos y solares de CFE, entonces están diferenciando solo por el hecho de ser privados y no es válido porque cumplen la ley”. 

Uno de los problemas de trasfondo que ve el Ingeniero es que en ninguna parte se contempla a los productores geotermoeléctricos privados ni a los proyectos que utilizan biogás o biomasa, como los ingenios azucareros. Es decir “no tienen despacho de la energía” y “sí hay permisos de ellos”.

“Técnicamente hablando está mal redactado. Por lo que es fácil solicitar y ganar un amparo contra la iniciativa de ley”, destacó. 

Sin embargo, las futuras elecciones serán relevantes para los cambios regulatorios que puedan haber o presentarse. Incluso para José Celis “hay probabilidades de que el partido gobernante modifique la iniciativa y lo intente volver a pasar”. 

“Les va a costar tiempo si la oposición sabe manejar un buen amparo”, explicó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *