Representantes de Genneia explicaron a Energía Estratégica que «la gestión llevada a cabo por toda la industria eólica a los fines de adecuar la regulación cambiaria para permitir el esquema de financiamiento denominado “project finance”, permitió que, con la buena voluntad y el entendimiento de autoridades a nivel nacional y provincial y de los bancos internacionales que intervienen en el financiamiento, la cooperación de contratistas y trabajadores de la UOCRA, se pudiera lograr un acuerdo para dar continuidad al proyecto».

El acuerdo celebrado en la Secretaría de Trabajo prevé un plan progresivo de reinicio de obras, en un cronograma propuesto por los contratistas responsables, cuyo objetivo es cumplir con las fechas previstas de inicio de operación comercial, aprobado por CAMMESA, en el año 2020.

Los parques Chubut Norte III y IV fueron adjudicados en la ronda 2 del Programa RenovAr. En su conjunto, contarán con 32 aerogeneradores de tecnología Nordex, los que permitirán una producción anual de energía eléctrica superior a los 650 mil MWh, que abastecerán el equivalente al consumo de 220 mil hogares y evitarán la emanación de 328 mil toneladas anuales de CO2 a la atmósfera.

Por los proyectos eólicos mencionados, se firmó en julio pasado un acuerdo de financiamiento (Project Finance) por 131,5 millones de dólares para su construcción y puesta en marcha.

El acuerdo consistió en un préstamo garantizado sin recurso a 15 años otorgado por el Banco de Desarrollo Alemán (Kreditanstalt für Wiederaufbau – KfW). El préstamo de KfW fue garantizado por la Agencia de Crédito a la Exportación de Alemania, Euler Hermes, a través de un acuerdo integral de crédito comercial y político para la exportación.

Las inversiones para proyectos de energía renovable se lograron, en su mayoría, a través de financiamiento internacional brindado por bancos multilaterales, bancos de desarrollo y agencias de crédito de exportación (ECAs) europeas y americanas.

«Estas instituciones están dispuestas a mantener las condiciones de financiamiento, apoyando al país incluso en momentos de gran volatilidad y financian al país cuando este no tiene acceso a los mercados. Por ello, es clave que se puedan mantener las condiciones de los acuerdos a mediano y largo plazo», valoran en Genneia.

Y valoraron que «en los próximos años, la industria argentina deberá cumplir con cada vez más exigentes estándares ambientales para asegurar su ingreso a los principales mercados del mundo, por lo que la generación y el consumo de energía renovable será clave para las empresas exportadoras argentinas.

Por último plantearon que «el desarrollo de las energías renovables constituye un pilar fundamental para el crecimiento económico tanto de la Argentina como de la región siendo uno de los componentes clave hacia una verdadera transición energética sustentable. La industria eólica argentina trabaja para desarrollar ese potencial, para poder brindar al mercado la posibilidad de acceder a energía limpia y eficiente, acompañando el rumbo seguido a nivel mundial».