Tras superar la etapa más crítica de “El Niño”, proponen actuar con mayor anticipación en las próximas temporadas 

La Cámara Colombiana de Energía (CCENERGÍA) asegura que se podría haber accionado de manera más eficiente y propone la creación de un grupo de trabajo compuesto por actores públicos y privados para analizar el impacto de futuras temporadas secas y desarrollar un plan nacional con estrategias de diversificación energética que reduzcan la dependencia hidroeléctrica.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

Como ya había anticipado Energía Estratégica, registros de la semana del 14 de mayo, indicaron que para el mes de mayo el nivel de aportes hídricos se ubicaron en un promedio de 300.04 GWh / día, permitiendo aumentar el volumen útil del embalse agregado nacional. 

Ante estas cifras, el Gobierno de Colombia aseguró que el sector energético superó la etapa más crítica del Fenómeno de El Niño 2023-2024 y que el estado actual del sistema no genera ninguna alarma.

No obstante, la Cámara Colombiana de Energía (CCENERGÍA) afirmó a través de un informe que la coyuntura energética bajo condiciones de estrés climático ha sido “un llamado de atención que obliga a actuar con mayor anticipación” y ser “más eficientes”.

“Olvidar las virtudes de un sistema como el colombiano en temporada seca con fenómeno de “El Niño” al vaivén de una suerte de sensacionalismo eléctrico, no contribuye a que se opere con las condiciones más eficientes”, explica el reporte. 

De acuerdo a la entidad, la anticipación requerida para los próximos periodos de estiaje, en especial los que podrían ocurrir entre 2030 y 2031, sugiere las siguientes medidas: 

  • optimización de las hidroeléctricas existentes
  • diversificación de la matriz energética al aumentar la participación real de energías renovables con centrales operando a su plena capacidad;
  • profundización de medidas de eficiencia energética en todos los sectores a través de modernización constante de la normatividad de nuevos equipos y promoción de reemplazo y retiro de equipos obsoletos;
  • desarrollo de infraestructura eléctrica de transmisión y distribución para mejorar la confiabilidad del sistema.

También propone la creación de un grupo de trabajo de análisis de emergencias energéticas compuesto por actores públicos y privados para evaluar el impacto de futuras temporadas secas y desarrollar un plan nacional con estrategias de diversificación energética a largo plazo que reduzcan la dependencia hidroeléctrica.

La entidad sugiere que este grupo realice estudios en profundidad sobre la severidad y frecuencia proyectadas de futuras estaciones secas; analice datos históricos de consumo de energía y máxima demanda; evalúe fuentes de energía alternativas;  estime costos económicos y sociales de la escasez de energía y proponga medidas de mitigación.

Según CCEnergía, ha primado una visión optimista a ultranza sobre la ocurrencia de nuevas lluvias a partir de abril y no se adelantaron acciones oportunas para mitigar los efectos de una eventual extensión del fenómeno de El Niño. 

“Lo más oportuno es considerar algunos racionamientos programados en regiones críticas por el alto crecimiento de la demanda, aplicar medidas conocidas por los operadores del sistema y de las redes de distribución para reducir la demanda en horas pico e intensificar la campaña de ahorro de energía”, concluyó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *