La justicia dio el primer revés al acuerdo impulsado por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) que frenó desde fines de abril el ingreso de la operación comercial de nuevas centrales solares y eólicas al mercado eléctrico.

Cabe destacar que esta resolución judicial no tiene injerencia sobre la nueva política de confiabilidad de la Secretaría de Energía (Sener) que también beneficia a plantas térmicas de la CFE en detrimento de las fuentes limpias.

En concreto, el juzgado primero de distrito en materia de Competencia Económica y Telecomunicaciones avaló el amparo presentado por la empresa española Mexsolar XI, otorgándole la suspensión provisional contra los efectos de este acuerdo.

La firma europea avanzó con el parque solar llamado Perote, ubicado en Veracruz.

“Se fijan las nueve horas con treinta minutos del 22 de mayo de 2020 para que tenga verificativo la audiencia incidental… Se concede la suspensión provisional”, explica el juzgado en una breve comunicación emitida en la página del Consejo Federal de la Judicatura.

En su descargo, Mexsolar XI, planteó argumentos legales: “la omisión de no llevar a cabo la evaluación de competitividad en el Mercado de Certificados de Energías Limpias conforme al Artículo Vigésimo Transitorio del Decreto por el cual se emitió el LTE (Ley de Transición Energética); la omisión de iniciar y tramitar el procedimiento previsto en el artículo 94 de la (Ley Federal de Competencia Económica)».

¿Se podrá replicar a todo el sector? Es ahora la tarea que están trabajando las asociaciones empresarias de las renovables con mayores expectativas.

Ayer, el presidente de México, López Obrador cuestionó a los privados. Dijo que, en vez de iniciar acciones legales, deberían ofrecer disculpas y aceptar que “se excedieron”.

“Se dijo que se iba a dar facilidades a quienes produjeran energías renovables, energías limpias, pero en algunos casos, con negocios sucios se dejó de lado a la CFE, como si la CFE no produjera energías limpias”, declaró este lunes en su conferencia matutina.

“Lo que se produce de energía en las hidroeléctricas de la CFE y en otros procesos de otras plantas. Eran energías limpias, pero el trato preferencial se le dio solo a los particulares”, respaldó López Obrador.

López Obrador criticó que en el sistema nacional de energía esta se tenía que comprar primero “a los particulares y parar las plantas de generación de la CFE, y si nosotros estamos garantizando que no aumente el precio de la energía eléctrica, no puede se que nosotros estemos haciendo un esfuerzo de reducción de costos y los particulares no aporten nada”.

A modo de antesala, la titular de la Secretaría de Energía (SENER), Rocío Nahle, ayer publicó en su red social de Twitter que «las centrales de ciclo combinado de electricidad trabajan las 24 horas, a través de gas y vapor de agua; esta técnica mantiene la continuidad del sistema y ofrece el respaldo al sistema eléctrico nacional cuando las intermitentes (renovables) no producen».

El malestar empresario

Julio Valle, vocero de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) apuntó que «unos 18.000 millones están ya invertidos en plantas en operación y los otros 6.400 millones de dólares están en proyectos en construcción».

Para Valle, el acuerdo «está violentando el marco legal» algo «muy negativo» para las necesidades de inversión que México tiene y sobre todo de cara a una recuperación económica.

«En lugar de atraer inversiones, capitales y empleo, los estamos ahuyentando», señaló.

Además dijo a Efe que existe un impacto en el sector eléctrico al «meter ruido arbitrariamente» porque se introduce un producto más caro sin que esté sujeto a la competencia, además de ser más contaminante y de menor eficiencia.

«Todo esto lo acabarán pagando los consumidores con un recibo eléctrico más caro o la Secretaría de Hacienda con un recibo más subsidiado, y los industriales con tarifas más altas», agregó.

Lea también: El polémico Tweet de Rocío Nahle que apuntó contra las energías renovables en México