La planta ubicada en la provincia de Santa Fe, fruto de una asociación entre la empresa nacional Corven y el grupo español NClave, está operando para abastecer a varios de los proyectos de energía solar adjudicados en el marco del Programa RenovAr.