El Ministerio de Minas y Energía publicó la resolución 40678 (ver en línea), que modifica la resolución 40590 (ver en línea). Algunos de los cambios introducidos fueron llevados a cabo por sugerencias del sector privado luego de que el propio gobierno colombiano invitara al sector privado a participar.

Entre las empresas que presentaron comentarios (ver todas las sugerencias en línea), puede destacarse a Enel- Codensa, Celsia, Acciona, Andesco, Ecopetrol, entre otras.

En efecto, el Ministerio de Minas y Energía introdujo algunos cambios.

Administración centralizada de contratos y garantías del mercado de energía mayorista

Administrador del Sistema de Intercambios Comerciales (ASIC, o a una entidad especializada) se encargará de las actividades que implican la administración centralizada de los contratos y garantías.

“Una administración centralizada por parte de un tercero permite obtener una  eficiencia respecto del cumplimiento de las obligaciones contractuales, lo que implica certeza frente a las inversiones y esquemas operativos, financieros y transaccionales de los agentes involucrados”, destaca la memoria justificativa de la normativa (ver en línea).

Esto “permite una gestión adecuada de los riesgos de las partes” evitando que las actividades y riesgos sean gestionados por los mismos agentes, indica.

Obligaciones generales del vendedor

Se modifica el artículo 10, correspondiente a las ‘obligaciones del vendedor’, permitiendo que la UPME “en cualquier momento” pueda solicitar al auditor un “informe que evidencie el estado del proyecto de generación”.

Esto permitirá a la UPME tener información sobre el grado de avance de los proyectos que resultasen adjudicados.

Condiciones de las ofertas de los participantes

En este punto no se introducen modificaciones sino que se aclara la redacción.

“En primer lugar, se adiciona el numeral (v) en el literal (a) del artículo 20, en el sentido de indicar que el precio de oferta de cada comprador se entiende como el precio promedio ponderado por kilovatio hora (COP/kWh) que está dispuesto a pagar por la totalidad de los contratos para cada oferta, que le sean asignados en la subasta”.

“Lo anterior no difiere de lo establecido en la Resolución 4 0590, en la medida en que la estructura de Ia subasta inicialmente ya consideraba que en la misma se adjudicaran contratos con base en el precio promedio ponderado. Así mismo, esta aclaración cobra relevancia en la medida en que la redacción inicial indicaba que los compradores hacían una oferta por la cantidad máxima de energía que se encontraran dispuestos a comprar en un día”.

No obstante, teniendo en cuenta Ia posibilidad de que los comercializadores puedan resultar con precios de adjudicación distintos para cada uno de los tres bloques, esto es, con un precio máximo y una cantidad máxima de forma distinta para cada bloque, resulta necesario aclarar que el precio promedio ponderado corresponde al resultado de promediar contratos cuyos precios podrían ser superiores al precio ofertado con contratos cuyos precios podrían ser inferiores al precio ofertado en los tres bloques”.

“De otra parte, el numeral (vi) en el artículo 20 se complementa con propósito de aclarar Ia existencia de un límite de compra en exceso de Ia demanda comercial, salvo para el caso de la demanda no regulada, cuya naturaleza permite anticipar Ia existencia de variaciones sobre Ia misma que harán necesaria la compra de energía adicional no prevista.

Topes máximos

La Resolución 40590 de 2019 estableció un tope máximo para la fijación del precio de cierre de la subasta para efectos de la adjudicación de los contratos de largo plaza, cuya finalidad es la de evitar que los agentes presenten ofertas de precio excesivamente altas que pueden implicar escenarios de colusión, restricción a la competencia, y pueden despojar al usuario final del acceso a precios competitivos.

Para efectos de claridad en la resolución que modifica la Resolución 4 0590 de 2019, este precio tope, esto es, el máxima precio promedio ponderado de adjudicación correspondiente a los tres bloques intradiarios, se denomina «Tope Máximo Promedio».

No obstante lo anterior, dicho – Tope Máximo Promedio -, conduce a que los agentes participantes puedan presentar ofertas excesivamente altas, teniendo en todo caso la posibilidad de ser adjudicados con contratos de largo plazo, sin sobrepasar el tope máximo fijado para la subasta.

En otras palabras, no obstante la función del precio promedio ponderado indicada líneas arriba, este no permite controlar el hecho de que los agentes participantes en el mecanismo puedan presentar ofertas individuales de precio excesivamente altas que no sobrepasen el Tope Máximo Promedio.

En consecuencia, y con el propósito de mitigar los efectos negativos que las estrategias de mercado individuales de cada agente participante podrían tener sobre la eficiencia de los precios de cara a los usuarios del servicio, surge la necesidad de establecer, junto con el Tope Máximo Promedio indicado inicialmente en la Resolución 40590 de 2019, un tope máxima adicional – denominado «Tope Máximo Individual» -, cuya función es la de evitar que los agentes presenten ofertas individuales excesivamente altas, lo que supone un mecanismo de control ex ante al Tope Máximo Promedio usado para efectos de la adjudicación.

En este sentido, este tope máxima adicional opera previo a la etapa de adjudicación, descartando las ofertas individuales de precio que superen dicho tope, asegurando que en la etapa de adjudicación, el tope del precio promedio ponderado de todas las ofertas (Tope Máximo Promedio) permita que los precios con los que se asignan contratos a cada agente reflejen un control más estricto y mitiguen outliers en las ofertas.

Teniendo en cuenta que la revelación del valor del precio máximo tiene una alta influencia en la competencia de los participantes, y no obstante en términos generales un mercado altamente competitivo se beneficia de la revelación del tope máxima, para el caso del mecanismo de la resolución en comento, resulta pertinente mantener tanto el Tope Máximo Promedio, como el Tope Máximo Individual, como precios máximos ocultos en razón de la naturaleza oligopólica del mercado colombiano.

Finalmente, con ocasión de la denominación de los topes máximos, y a fin de hacer coherente la regla descrita en el artículo 24 de la Resolución 4 0590 de 2019, mediante la resolución que modifica a esta última se ajustó dicho artículo, a fin de indicar que el precio promedio ponderado de la totalidad de los contratos  asignados  en  los  tres  bloques  intradiarios  no  superara  el  Tope  Máximo  Promedio, correspondiente al tope establecido inicialmente en la resolución en comento.

Así mismo, se agrega una aclaración en el artículo 24, que línea con lo dispuesto en la modificación del artículo 23, indica que las ofertas de venta que superen el Tope Máximo Individual, así como las ofertas de ventas simultáneas y dependientes que tengan  relación  con  aquellas, serán eliminadas  antes  de  iniciar el  proceso  de adjudicación.

Precalificación de los generadores

Sobre los requisitos técnicos de precalificación de los generadores participantes en el mecanismo de subasta, previsto en el artículo 30 de la Resolución 4 0590 de 2019, se aclara que en relación con la prestación de la Curva S, en cualquier caso la fecha de entrada en operación del proyecto no padre ser superior a dos (2) años contados a partir de la fecha de inicio de las obligaciones de suministro de energía.

Lo anterior tiene fundamento en que (i) frente al periodo, el termino de 2 años se considera suficiente para permitir que los proyectos puedan efectivamente entrar en operación ante eventos de retraso para cualquier motivo, a fin de cumplir con la meta de encontrarse operativos para enero de 2024, teniendo la posibilidad de honrar sus compromisos de suministro de energía a través de contratos de respaldo con terceros generadores; y (ii) frente al momento desde el cual se cuenta el período de 2 años, se aclara que este corresponde a la fecha de inicio de las obligaciones de suministro, esto es enero de 2022, bajo el entendido que la fecha de puesta en operación no necesariamente puede ser la misma que la fecha de inicio de las obligación de suministro de energía.

En este sentido, se aclara que la prórroga de la fecha de puesta en operación no deberá contarse a partir de aquella dispuesta para cada proyecto, sino a partir del momento en que debe cumplirse con la obligación de suministro de energía.

Garantía de puesta en operación

Frente a la garantía de puesta en operación prevista en el artículo 36 de la Resolución 40590 de 2019, se agrega una aclaración en línea con aquella incluida sobre el artículo 30, indicando que la garantía de puesta en operación se podrá prorrogar, hasta par un plazo máxima de dos (2) anos, contados a partir de la fecha de inicio de las obligaciones de suministro de energía eléctrica.

Lo anterior, a efectos de hacer concordante el término de prórroga de la garantía de puesta en operación, con la aclaración de prórroga de la fecha de puesta en operación indicada como parte de los requisitos técnicos de precalificación del artículo 30.