A principios de este mes, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, firmó el decreto Nº 4315/16 MPIYS (micro-generación) -descargar-, que habilita a usuarios particulares incorporarse a la red eléctrica en baja tensión comenzando a inyectar energía limpia mediante fuentes renovables.

La capacidad instalada permitida a cada usuario (pequeño generador) que desee conectar su equipamiento de generación a una red de distribución, estará sujeta a las limitaciones respecto a la capacidad del punto de conexión (no podrá exceder la potencia contratada y autorizada para el suministro), advierte el Decreto.

Se permitirá la conexión de usuarios teniendo en cuenta dos categorías: pequeña potencia, menor 10 KW (tensión monofásica o trifásica); o mediana potencia, mayor o igual a 10 KW y menor 50 KW (tensión trifásica). Además, se debe tener en cuenta que la potencia del generador deberá ser igual o inferior a la potencia contratada por el usuario a la distribuidora.

En este marco, Elbio Woeffray, de la empresa Meyco S.R.L., compañía desarrolladora de procesos de ingeniería y montajes electromecánicos avocada a la energía alternativa, está detrás del primer proyecto de la Provincia. En entrevista con Energía Estratégica da detalles del emprendimiento y presta un análisis del Decreto Reglamentario (Descargar).

¿Qué características tiene el proyecto?

Se trata de una generación de 1,5 KW fotovoltaicos, con inverter de 220 V On Greed, siete paneles monocristalinos de 240 w sobre el techo de la empresa (Meyco), para abastecer las oficinas y el taller.

Es el primer trámite presentado en la provincia de Entre Ríos para inyección a la red en el marco del Decreto 4315/16, a la distribuidora Enersa (Energía de Entre Ríos S.A.), como lo certifica la nota de recepción de dicha distribuidora.

¿Cuándo podría estar entregando energía limpia a la red? 

El proyecto está listo para funcionar, se presentaron todos los formularios a la Distribuidora Enersa para su homologación y la colocación del medidor bidireccional.

¿Es decir que ya puede entrar en operaciones?

Faltan algunas precisiones del Ente Regulador en cuanto a certificación de la conexión por parte de un profesional matriculado.

Como impulsor del primer proyecto en el marco de la nueva Ley, ¿qué opinión le merece a la reglamentación?

A ver… personalmente he bregado mucho por este decreto, fundamentalmente para cubrir un vacío legal que existía. En ese sentido es una muy buena noticia, ya que significa la normalización de una situación que se estaba dando en los hechos y que podía tener consecuencias serias de no existir una norma que regule los aspectos de calidad y seguridad.

Personalmente había abogado por un sistema de reconocimiento de la energía saliente de «balance neto», es decir uno a uno.  El criterio usado por las autoridades fue otro, reconocer solo el costo de la energía saliente comprada a Cammesa (la compañía que administra el mercado mayorista eléctrico), más un plus del 6 por ciento. En la práctica eso significa un equivalente a un cuarto de la energía entrante.

¿Debiera haber incentivos?

Hoy no preocupa tanto este hecho, ya que la mayoría de los usuarios tiene en mente ahorrar energía entrante y no entregar energía a la red. En una instalación acorde a la demanda y con un consumo diurno, la energía saliente no supera el 10 por ciento del total consumido normalmente.

Sin embargo creo que desde un punto de vista más amplio, de la necesidad que tenemos los argentinos de generar energía eléctrica limpia, más barata que con gasoil o fueloil importado, la micro-generación es una muy buena opción para cubrir ese bache. Hoy tiene un costo que no supera los 200 U$S/Mwh y con tendencia a bajar, contra los 350 U$S/Mwh del Gas Oil importado significa un importante ahorro para el país de divisas.

Asumiendo que hoy la brecha entre el costo de la energía generada y la vendida todavía ronda el 100 por ciento para el usuario residencial (en Entre Ríos 640 $/Mwh cobrado contra 1200 $/Mwh generado)  y con un consumo de esta franja del orden del 30 por ciento del total, estamos hablando de varios millones que se podría ahorrar para el país.

En ese sentido es que falta un incentivo más fuerte, para impulsar a la gente a generar.

También sería necesario impulsar la compra de estos equipos con el lanzamiento de un crédito blando, que cubra el periodo de amortización, que hoy está en unos 10 años.

En resumen: un avance importante, pero perfectible.

Lea también: «Entre Ríos reglamenta la generación distribuida con energías renovables»