Air-e, compañía de distribución de la costa Atlántica, publicó recientemente los términos y condiciones definitivos de la subasta de renovables a largo plazo que está desarrollando. Los nuevos cambios, aseguran desde la empresa, se realizaron para hacerla más atractiva a los ojos del sector privado.

Bayron Triana, Gerente Desarrollo y Mercado Mayorista de Energía de Air-e, cuenta a Energía Estratégica que ya son 35 las empresas que hasta el momento se han registrado para participar de la convocatoria, que adjudicara proyectos por entre 300 a 500 MW.

El directivo confía que el mayor interés lo encontraron en extranjeras que buscan entrar al país, cuyo pipeline aproximado (en conjunto) supera los 5.000 MW en proyectos solares y eólicos.

Las condiciones definitivas

De acuerdo a lo precisado por Air-e, el nuevo cronograma (definitivo) ahora da una mayor flexibilidad para la preparación de ofertas, pedido que vino desde las empresas.

En efecto, los documentos de precalificación se deberán enviar el 28 de diciembre y las ofertas el 17 de enero del 2022. Los oferentes y Air-e tendrán la posibilidad de definir la participación de este último en los proyectos durante el mes de febrero.

Desde la operadora de red de los departamentos de La Guajira, Magdalena y Atlántico, reiteran que están muy interesados en contar con participación en los proyectos.

“Luego de analizar los comentarios enviados por los potenciales interesados se definieron varias modificaciones relevantes, entre ellas, la fecha de puesta en operación esperada para los proyectos que deseen participar, pasó de enero de 2023 a enero de 2024”, precisa Triana.

Y confía: “Con este cambio se permite que los desarrolladores puedan tener un mejor manejo de los riesgos, más tiempo para terminar el desarrollo y unas condiciones más favorables que las actuales para el suministro de los equipos”.

Así mismo se agregó un incentivo a la entrada de los proyectos, pues existe la posibilidad de extender la vigencia del contrato más allá de los 15 años iniciales: dependiendo de la entrada anticipada de los proyectos se abre la posibilidad de extender el periodo por 20 años.

Otro aspecto clave que se ajustó para estos pliegos definitivos tiene que ver con el esquema de garantías, ahora Air-e entregará durante el periodo previo a la fecha de puesta en operación (FPO) una póliza que respalda su compromiso con los proyectos adjudicados, y posteriormente los participantes pueden elegir como mecanismo de cubrimiento entre una garantía bancaria y/o esquema fiduciario como respaldo de pago durante la operación del proyecto.

Con todos estos aspectos ajustados Air-e presentó las condiciones definitivas para esta primera subasta y está muy optimista por todos los proyectos que pueden lograr viabilidad con este proceso y aportar su energía en este camino de la transición energética.