En España existen varios organismos que ayudan a las empresas de ese país a instalarse en el exterior y hacer entendimientos comerciales internacionales. Uno de ellos es la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), que asegura las operaciones de empresas españolas en el mundo. Dado que el CESCE no puede calificar positivamente a las Pymes argentinas a fin de que las empresas españolas puedan operar con ellas, el BICE hizo un acuerdo «que esperan que esté operativo a partir de abril» para sortear el obstáculo.

A partir del convenio, el CESCE calificará al BICE para que éste tome un crédito proveniente de un banco español y, a la vez, preste el dinero a una Pyme argentina que necesite importar insumos españoles. «Serán créditos a un plazo de entre 5 y 7 años, con una tasa anual fija en dólares que no superará el 4%», destacó Pablo García, quien agregó que están trabajando en entendimientos similares con Alemania, Estados Unidos, Dinamarca y China.

Lea también: «El Gobierno lanzará licitación específica para bioenergías con financiamiento del BICE»

Por otro lado, a través de un acuerdo con el Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM) de España, el BICE y su par español, COFIDES, cofinanciarán la instalación de compañías españolas en Argentina.

Más allá de los convenios rubricados en España, el BICE también está trabajando a nivel local para el financiamiento de energías renovables a partir de biomasa y biogás. Pablo García explicó: «Vamos a lanzar una línea específica para estas empresas, donde el BICE puede prestar al 100%, sin necesidad de cofinanciar con otro banco.

Lo novedoso es que vamos a otorgar el crédito mirando el flujo de pagos que tiene el negocio, ya que estas firmas tienen un contrato de varios años con Cammesa para subir la energía que producen a la red».

Lea también: «Bioenergías: Gobierno insiste con licitaciones pero privados prefieren mecanismo alternativo»

También preparan una alternativa para firmas tecnológicas, con una lógica similar a la prefinanciación de exportaciones: se estudia el flujo de negocios de la empresa y se le da un cupo de crédito por un tiempo, que puede ir tomando a medida que va contratando empleados para entregar un proyecto. «La idea es que el emprendedor tecnológico no se vea obligado a vender su empresa antes de llegar a la cúspide del negocio porque no consigue crédito», puntualizó García.

Fuente: El Cronista.