La propuesta del colectivo incluye la reforma de las regulaciones financieras para apoyar la transición cero emisiones; la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles; la fijación de precios de las emisiones de carbono; planes obligatorios de transición y la presentación de informes sobre el clima para las empresas públicas y privadas para 2024; el desbloqueo de los billones de financiación climática necesarios para apoyar a las economías en desarrollo; el trabajo con los agricultores y las empresas para detener la deforestación ilegal, ofrecer alternativas viables y promover prácticas agrícolas regenerativas sostenibles; apoyo a una transición justa.

The Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ), presidida por el enviado especial de la ONU, Mark Carney,  publica hoy un llamamiento a los líderes del G20 para que adopten una mayor y más rápida acción climática con el fin de construir un sistema financiero mundial que permita cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

La acción de las instituciones financieras será fundamental para alcanzar cero emisiones, pero no sustituye a la acción de los gobiernos.

El Llamamiento a la Acción del GFANZ hace una serie de recomendaciones a los gobiernos del G20 para que en conjunto reestructuren el sistema financiero mundial, garantizando que los flujos de capital público y privado vayan de la mano de las políticas públicas para acelerar la transición mundial hacia cero emisiones.

Los líderes del G20 se reunirán este mes en la Cumbre anual del G20, antes de la de la Cumbre del Clima COP26 en Glasgow en noviembre,  semanas cruciales para el para el cambio climático.

Todas las empresas del GFANZ son miembros de la «Race to Zero» de la ONU, y se han comprometido a realizar la transición de sus sus propias inversiones y negocios para que sean netos para 2050 a más tardar.

Mark Carney, Enviado Especial de la ONU para la Acción Climática y la Financiación y Asesor Financiero del Primer Ministro Johnson para la COP26, dijo  «A través del GFANZ, lo mejor del sistema financiero mundial se ha comprometido a la red cero.  La escala de estos compromisos -más de 90 TN de balances- se acerca a la enorme necesidad de financiación para la transición mundial. Pero las empresas financieras no pueden lograr economías sostenibles Por sí solas, las empresas financieras no pueden lograr economías sostenibles: se necesitan políticas climáticas claras, creíbles y ambiciosas por parte de los gobiernos del G20. Las próximas semanas de esta década decisiva ayudarán a determinar si evitamos la catástrofe climática. El núcleo del sector financiero está dando un paso adelante: es hora de que las principales economías hagan lo mismo».

Ana Botín, Presidenta Ejecutiva del Grupo Banco Santander, dijo: «Si queremos evitar un aumento potencialmente catastrófico de las temperaturas globales, necesitamos una respuesta global inmediata y coordinada. El sector bancario tiene un papel fundamental a la hora de movilizar no sólo los billones de dólares, sino los esfuerzos de miles de millones de clientes. Para maximizar nuestro impacto, los gobiernos y los reguladores deben trabajar urgentemente para establecer caminos claros hacia el cero neto y reajustar las regulaciones financieras globales para apoyar una transición justa.  Si queremos salvar las ambiciones que el mundo acordó en París en 2015, se acabó el tiempo de hablar. Ahora necesitamos actuar».

Amanda Blanc, Directora General del Grupo Aviva PLC, expresó: «Necesitamos desbloquear billones de de financiación privada para acelerar la transición hacia el cero neto. Esto empieza con políticas que impulsen realmente tecnología, la innovación y la financiación en la dirección correcta, incluyendo sistemas de fijación de precios del carbono y planes creíbles de planes creíbles de reducción a cero. La financiación privada sólo fluirá a gran escala cuando el coste de la contaminación se incorpore a los precios del mercado. en los precios del mercado. Las aseguradoras y los inversores también pueden desempeñar un papel importante para lograr un cambio urgente. Para finales de A finales de 2022, Aviva dejará de invertir y suscribir seguros para las empresas de carbón a menos que se comprometan a cumplir los objetivos basados en la ciencia, como parte de nuestro plan para que toda la empresa sea neta para 2040″. 2040.»

Nigel Topping, defensor de la acción climática de alto nivel, dijo: «El mundo necesita reducir las emisiones a la mitad esta década para limitar el calentamiento global a no más de 1,5 grados C. Las instituciones financieras tienen un papel fundamental que desempeñar, incluyendo el establecimiento de objetivos netos cero sólidos y la movilización de los billones necesarios para financiar un futuro de carbono cero más limpio y resistente. Para ayudar a acelerar la transición, los gobiernos deben proporcionar las políticas e incentivos adecuados y los países del G20 tienen la oportunidad de demostrar su liderazgo acelerando la acción. Acojo con satisfacción este llamamiento del GFANZ como una señal de la seriedad con la que el sector privado se está movilizando detrás de la transición a la red cero».