Del encuentro virtual participaron el Secretario General de la Asociación China de la Energía Eólica, Qin Haiyan; el ingeniero jefe corporativo de Goldwind, Zhai Endi; el director de la división de Línea de Producto Offshore de Envisión Energy, Dick Xie; y, así mismo, expertos del Consejo Global de la Energía Eólica entre los que han estado el consejero delegado de GWEC, Ben Backwell; el director de Estrategia del Consejo, Feng Zhao; y Wanliang Liang.

Tras su finalización, GWEC presentó las conclusiones de los expertos sobre el mercado en China, caso testigo del impacto del coronavirus:

• La mayoría de los fabricantes han mantenido cerrados sus centros de producción durante los meses de enero y febrero, y solo han reactivado la actividad a finales de ese segundo mes.

• Las prohibiciones relativas al tráfico y las medidas referidas a la cuarentena establecidas en China han impactado sobre la cadena de suministro;

• La capacidad de producción referida a componentes y turbinas ha caído drásticamente, y los embarques de turbinas caerán aproximadamente un 30% en lo que resta de año;

• La ejecución de proyectos se ha ralentizado considerablemente. Los expertos estiman que los retrasos rondarán al menos los seis mesas en el caso de los proyectos eólicos terrestres y más aún en el caso de la eólica marina;

• La pandemia ha exacerbado la ya de por sí aguda escasez de componentes clave que padece de modo crónico el sector, agregando tensión al despliegue de potencia eólica en China.

Como consecuencia de las medidas establecidas por los gobiernos de Italia, Alemania y Ecuador, ha quedado restringida la importación de materias primas, como la madera (Ochroma pyramidale) y el PVC, y componentes clave, como rodamientos, multiplicadoras y transistores IGBT;

• La conclusión de todo ello es que los proyectos eólicos chinos -aseguran desde GWEC- no pueden ser ejecutados sin la tecnología y los productos procedentes de otras naciones, “por lo que la cooperación internacional es ahora más necesaria que nunca”.

Goldwind – Onshore

Todos los proveedores chinos han reanudado sus actividades, con una tasa de utilización de hasta el 98% en sus instalaciones de fabricación. Sin embargo, los proveedores extranjeros ubicados en Europa, América del Norte, América del Sur y Asia (excluida China) se han visto afectados por la crisis de COVID-19 en diversos grados.

En la actualidad, Goldwind mantiene los niveles normales de producción y entrega con un inventario de material suficiente.

Las 25 plantas de fabricación propias y cooperativas de China han reanudado la producción, volviendo plenamente a la normalidad. Sin embargo, todas las oficinas de Goldwind en el extranjero están cerradas y los empleados siguen trabajando desde casa.

Aunque Goldwind tuvo un lento primer trimestre en 2020, su capacidad de entrega anual estimada en 2020 es del orden de 12-14 GW, dependiendo de los distintos niveles de optimismo en relación con el impacto de COVID-19.

Envision – Offshore

Con el apoyo de Envision, incluyendo las máscaras fabricadas por Envision, sus proveedores chinos han vuelto a normalizar la producción con una tasa de utilización de hasta el 99%.

Su instalación de producción de turbinas eólicas en alta mar, ubicada en Yancheng, provincia de Jiangsu, es uno de los primeros montajes de turbinas en China que ha vuelto a funcionar después del brote de COVID-19.

El 19 de febrero de 2020 se instaló en la provincia de Zhejiang una turbina marina de 4,5 MW de potencia, lo que pone de relieve que la construcción marina de China se está recuperando.

Con una cadena de suministro madura para su turbina eólica marina de 4-5MW con componentes y proveedores clave ya asegurados para la primera mitad de 2019, esto ha asegurado una entrega estable a pesar de los desafíos de la crisis de COVID-19. Envision confía en entregar sus pedidos del sector offshore en China en 2020.

Perspectivas del mercado eólico de China

Considerando la interrupción de la cadena de suministro de energía eólica nacional e internacional, el CWEA redujo su pronóstico de energía eólica terrestre para 2020 de hasta 35 GW a 20-25 GW.

Tras la ampliación prevista del plazo de conexión a la red por parte de la AEN, es probable que 2021 sea un gran año con una previsión de unos 30 GW de capacidad eólica en tierra.

Se prevé que los años 2023 y 2024 serán difíciles en China, después de que las tuberías del proyecto previamente aprobadas sigan su curso.