En el marco de un encuentro del que participaron las empresas distribuidoras de energía eléctrica de la Región Centro, el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, en diálogo con Diario UNO descartó un incremento en las tarifas eléctricas, al menos durante el tiempo que le resta al actual gobierno. El funcionario señaló que por un desequilibrio en los subsidios nacionales, es muy difícil mantener las tarifas, pero que en este momento no está en estudio aumentar.

Las nuevas autoridades de la provincia establecerán los rumbos que quieran tomar en ese sentido, pero es muy difícil seguir una situación de doble imposición. Por un lado hacer más obras, atender a la problemática social y, por el otro lado, seguir con un ritmo tarifario que no atiende al menos lo que significan los desplazamientos que tiene la economía día a día”, indicó.

El encuentro

Este jueves, tras una jornada realizada en el Hotel UNL-ATE, las empresas provinciales de Energía de Santa Fe (EPE), de Córdoba (Epec) y de Entre Ríos SA (Enersa), más las distribuidoras de la provincia de Buenos Aires EDEN y EDES y la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza, realizaron un documento conjunto referido a la eficiencia energética, la energía social y el futuro de la política energética en nuestro país.

Al respecto el ministro de Aguas destacó que fue un encuentro “fundacional” en el que se trataron temas que abarcan en su totalidad a todos los que están en el campo eléctrico y agregó: “Esto tiene que ver con varias cuestiones: por un lado, las inversiones necesarias; por el otro, la problemática de los subsidios que no son iguales en todo el país, y finalmente la necesidad de generar más energía habida cuenta de que año a año se da un aumento considerable de la demanda de energía que es superior al 10 por ciento”.

En el mismo sentido, en diálogo con Diario UNO, el presidente del directorio de la EPE, Daniel Cantalejo, contó que el documento elaborado por las empresas plantea definiciones sobre estas problemáticas y, entre otros, los tópicos que aborda son el respeto de las jurisdicciones provinciales en materia de precios de energía y el tratamiento de los grandes clientes.

Hoy un emprendimiento nuevo en Santa Fe paga lo mismo de energía que una industria ya asentada, y esto afecta a nuestra industria láctea y frena las posibilidades productivas dentro de la región”, indicó.

Por este motivo, Cantalejo comentó que se está pidiendo la derogación de resoluciones a nivel nacional que “perjudican el establecimiento de industrias en las provincias”.

El documento propone además promover la cogeneración eléctrica dentro de la provincia, y al respecto el presidente de la EPE contó que esto a nivel nacional permitiría una eficiencia mayor en la industria. También se pidió a futuro fortalecer las políticas de subsidios para los sectores que lo necesitan e ir quitándoselos gradualmente a los que no lo requieren.

Otro de los aspectos que señalan en conjunto las empresas, es la profundización de las energías renovables y políticas de promoción para industrias que tienen dentro de su matriz de costos una incidencia importante en materia de energía eléctrica y que por este motivo podrían llegar a tener problemas con la inserción de sus productos en el ámbito internacional.

Se trata de una propuesta muy abarcativa, muy concreta y además avanza en algunos anexos con mucho nivel de detalle, con lo cual entendemos que lo que estamos haciendo con esto es ofrecer soluciones al futuro gobierno nacional para que se puedan corregir las deformaciones que ha tenido la política actual”, manifestó Cantalejo.

Sobre los subsidios

Por último, el titular de la EPE resaltó que la política de subsidios llevada adelante por el Gobierno Nacional ha beneficiado fundamentalmente a Ciudad de Buenos Aires y que, sin embargo, ni siquiera ha logrado resolver la problemática en ese lugar.

Es una política energética que así como está hoy no puede sostenerse. Los niveles de subsidios para sectores que no los necesitan, prácticamente están duplicando lo que es la Asignación Universal por Hijo y son valores que entendemos tienen que ser utilizados en donde la economía más los necesite”, puntualizó.

En el mismo sentido, Ciancio enfatizó que hay un perjuicio porque lo que paga alguien del interior por su boleta de luz es diametralmente opuesto a lo que paga alguien de Capital Federal, o alguien que es dueño de un mega-emprendimiento comercial, o de un casino.

Creemos que esto lo terminamos pagando todos los argentinos, porque en definitiva surge de los impuestos. No es justo que quienes reciben la energía barata gocen de privilegios frente a los que no la reciben. Creo que esto es lo que hay discutir y que los tiempos que vienen son cruciales para resolver estos problemas”, indicó.

En líneas generales, destacó el funcionario, el documento promueve empezar a discutir qué hacer con los subsidios eléctricos y qué hacer con el sistema eléctrico.

En cierta medida, el volumen que ha adquirido esta cuestión desde el punto de vista económico genera muchos problemas en la Argentina. Se están destinando 100.000 millones de pesos por año en subsidios, y es dinero que se podría dedicar a otro tipo de necesidades. Nos parece que las empresas, los sindicatos y los trabajadores son actores que tienen que estar en concierto nacional, y se tienen que sentar a discutir esta cuestión que es fundamental para la Argentina”, concluyó.

Fuente: Diario Uno.