¿El T-MEC permitirá que privados de otros países de América del Norte tengan mayor certeza a la hora de realizar inversiones en México?

En cierta medida, el T-MEC protege los principios rectores de la Reforma energética, donde se liberalizó el sector. Una interpretación del acuerdo te permite definir que esa liberalización protege, al interponer ciertas restricciones a México para reducir más al sector.

¿Qué viene a reforzar el T-MEC que no pudo hacer el TLCAN?

El TLCAN se firmó en 1994, donde sí había una política energética basada en monopolio. Ahora, al tener un acuerdo moderno que permite proteger la Reforma, este favorece el clima de negocios para realizar inversiones en el sector de la energía. Con lo cual, se da un poco más de certidumbre jurídica.

¿Empresas norteamericanas que hoy encuentran vulneraciones a sus contratos pueden recurrir al TLCAN y no al T-MEC?

Sí. La medida en que son inversiones existentes, que estaban previas a la entrada en vigor del T-MEC podrían entrar dentro del famoso período de transición de 3 años para hacer reclamaciones dentro del TLCAN y no del T-MEC.

Declaró públicamente que «el capitulo de Energía del T-MEC no tendría valor jurídico», ¿qué temas centrales analizó para llegar a esa valoración?

Su lectura tiene dos puntos clave. Primeramente, incorpora una transcripción literal de lo que establece el artículo 27 de nuestra constitución, indica que México se reserva su derecho soberano de reformar su Constitución y legislación interna –lo cual no sólo es un derecho de México sino también de Canadá y los Estados Unidos– y luego se establece una reserva de derechos bajo el tratado.

El enunciado que dice «sin perjuicio de los derechos y remedios disponibles conforme a este tratado Estados Unidos y Canadá» sujeta de cierta manera el que si México realiza algún cambio interno, los otros dos países aún así pueden ejercer derechos que tienen bajo el mismo tratado; es decir, si se viola alguna de las disposiciones del tratado con alguna modificación en la Constitución o legislación interna, Estados Unidos y Canadá podrán demandar o acudir a un panel de resolución de controversias.

A mi parecer, no otorga valor alguno en la medida en que no establece restricciones para Estados Unidos y Canadá o genera algún derecho adicional a los que ya tienen México. Finalmente, en la medida en que le reconoces el derecho de demandarte por alguna violación al tratado bajo los conceptos anteriores, es lo mismo que si lo establecieras o no lo establecieras. Es más un logro político que un logro jurídico.

¿Empresas canadienses y estadounidenses pueden encontrar en el T-MEC una espalda jurídica para defender sus contratos en el sector eléctrico?

Sí, pero no es un respaldo mayor al que ya te otorgaba el TLCAN. Finalmente, el TLCAN brindaba certeza jurídica respecto de inversiones de Estados Unidos y Canadá en su capítulo de inversión que era el 11 y hoy es el 14.

¿Del TLCAN al T-MEC hubo un retroceso?

Puede decirse que ahora es un poco menor el paraguas de recursos jurídicos. El TLCAN era más amplio. Los derechos y medidas de protección son las mismas, pero en temas de procedimientos legales el T-MEC sí es mucho más restrictivo.

¿Qué casos podrían darse?

Primero. Canadá ya no es parte del mecanismo de solución de controversias, con lo cual, una inversionista de Canadá no puede invocar T-MEC para hacer un reclamo al Estado mexicano, debe recurrir a otro mecanismo como el acuerdo transpacífico.

Dos. En el mecanismo Estados Unidos-México en temas de expropiación indirecta se establecen ciertas restricciones.

Vistas las medidas restrictivas que intenta impulsar el gobierno federal a generadoras privadas de energías renovables, ¿ve viable que estos generen en estados fronterizos como Texas y desde allí vendan a México?

Actualmente, tenemos 5 enlaces con los Estados Unidos: dos en Baja California y tres del lado noreste. Yo creo que el T-MEC sí fomenta esos negocios allí. Sin embargo, el marco jurídico mexicano todavía no te permiten anclar así el desarrollo de una planta de energía eléctrica con base en un posible PPA en México, porque el control de esos enlaces lo tiene el operador independiente del mercado que es CENACE. Bajo la regulación aplicable a importación y exportación no hay manera de conseguir preferencias sobre el enlace.

Entonces, en la medida en el que el CENACE te pueda hacer restricciones para evacuar lo que tu planta eléctrica está generando, eso puede causar que no puedas anclarla en el exterior.

Ahora bien, la otra posibilidad es no utilizar esos enlaces y construir una propia línea de transmisión para importar. Ya hay un par de proyectos que funcionan así, que se desarrollan allá y que exclusivamente están conectados al SEN. A estas inversiones sí las veo viables y creo que a estas el T-MEC les da un mayor respaldo, justamente porque es un comercio y transporte fronterizo de bienes.

T-MEC como herramienta de defensa de valor para los proyectos renovables en Mexico