De acuerdo al prepliego licitatorio del Proceso de Convocatoria Abierta para la contratación en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de energía eléctrica de fuentes renovables de generación, denominado ‘Programa RenovAr’, el Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Energías Renovables (FODER) contará con una contragarantía del Banco Mundial (BM) para la terminación de los contratos. Así, el FODER asegura satisfacer el pago del precio de venta por un monto de 500.000 dólares por MW, el cual podrá ser asignado a cada proyecto.

Este apoyo comprendería un monto total de 500 millones de dólares por parte de la entidad financiera y se daría en dos tramos de 250 millones, el primero efectuado en lo que resta de 2016 y el restante en la segunda mitad de 2017.

En principio, se estipulaba que el 8 de agosto la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista, CAMMESA, como Organismo Encargado del Despacho, publicaría las versiones definitivas de los términos y garantías suscriptos con el Banco Mundial.

En dialogo con energiaestrategica.com, Lucia Spinelli, especialista en energía del Banco Mundial, asegura que “las garantías estarán disponibles cuando se firmen los contratos”. “Estamos progresando a medida que avanza todo el Programa de RenovAr, trabajando permanentemente junto a la Subsecretaría de Energías Renovables, tanto con Sebastián Kind (subsecretario de Energías Renovables) como con Mauro Soares (Director Nacional para Energías Renovables)”, enfatiza.

El objetivo del Gobierno nacional es generar confianza en este llamado de licitaciones, donde se pretenderán adjudicar un mix de proyectos de energías renovables por 1000 MW, y sobre todo bajar los precios de contratos de Acuerdo de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) apostando a conseguir financiamiento a baja tasa.

Vale destacar que los adjudicatarios de proyectos que tomen garantías del BM quedarán obligados a cumplir las normas ambientales y sociales que impone el organismo de créditos internacional. Según detalla el prepliego, se “deberán presentar anualmente a la Subsecretaría de Energías Renovables un informe de gestión elaborado en concordancia con esas normas, a riesgo de cancelación de la garantía por incumplimiento”.

Por su parte, Spinelli destaca que “el desarrollo de energía limpia es una prioridad para la política del Banco Mundial”. “Dentro de nuestra área, la Energía, siempre se intenta trabajar en el nicho de la sustentabilidad, en ese sentido las renovables son una prioridad en la agenda del Banco; de la misma manera que lo es la eficiencia energética o el acceso a la energía para los sectores más carenciados. Este tipo de proyecto es totalmente compatible con las actividades que desarrolla el Banco”, resalta la especialista.