¿En qué situación se encuentran hoy las subastas renovables de México? 

En México ha habido tres subastas y fueron bastante exitosas. Se adjudicaron inversiones por cerca de US $9 mil millones. En particular, dentro de estas subastas la mayoría de las adjudicaciones fueron a proyectos eólicos, específicamente 230 MW eólicos, sin embargo en la primera fueron más solares.

¿Los proyectos están cumpliendo los plazos de construcción? 

A esta altura, se deberían ver los avances de los adjudicados en la primera subasta, ya que tienen pocos días para su entrada en operación. Dentro de estos, una parte sí está en construcción y empezaron a entrar en operación los primeros; pero vemos problemas con los proyectos solares.

¿A qué cree que se debieron esos problemas? 

Desafortunadamente considero que no hubo suficiente criterio cualitativo para calificar a aquellos proyectos solares, porque muchos no tenían resueltos todos sus permisos, como el ambiental, o inclusive el terreno donde se iban a instalar.

Y del total de megavatios adjudicados… ¿Cuántos están en construcción? 

De proyectos adjudicados en la primera subasta, el 75% fue en tecnología solar. Del total, un poco más del 20% de los proyectos adjudicados están en construcción. Una parte de esos emprendimientos adjudicados que se localizaron en la Península de Yucatán son los que en gran parte tienen retrasos en su construcción. Y significarían un 30% del total.

¿Estos proyectos pidieron prórroga o se ejecutan garantías?

Todavía no se ha cumplido el plazo en el que deberían entrar, entonces no es visible el argumento que estén utilizando, pero seguramente en algunos casos sin dudas hay causas relacionadas al otorgamiento de permisos. En otros casos de no llegar se aplicarían garantías, pero todavía no estamos en ese proceso.

En cuanto a precios… ¿Hay posibilidades de que siga bajando el precio de las tecnologías renovables en México? 

La verdad es que creo que es difícil que puedan seguir bajando. El modelo de negocio, bajo el que se desarrollan los proyectos que han llegado a precios tan bajos como los que hemos visto, no es para todos los jugadores. Solo algunos jugadores, de los más grandes, son lo que los han logrado. No dudo que puedan volver a ofrecer proyectos en esos niveles pero también se empieza a ver un cierto repunte en precios de algunos elementos, como el acero que ha subido un poco de precio.

En lo personal no lo puedo garantizar. Pero yo no creo que vaya a bajar más de lo que ha bajado. Ni tampoco creo que pueda ser lo mejor para los jugadores. Sí es cierto que hay mucha competencia y hay que ser muy agresivos pero yo esperaría sí precios muy muy bajos pero no más bajos de los que hemos visto.

¿Ya está prevista la próxima subasta?

La próxima subasta está en proceso. Ya se lanzó y se debe adjudicar hacia Noviembre de este año.

¿Cuánta potencia está en juego? 

Todavía no se presentan las ofertas de compra así que no podría hablar de eso. Pero sí te podría anticipar que va a ser un volumen tal vez parecido a lo que fue la segunda subasta, pero sin ver la oferta de compra es difícil estimar un volumen.

¿Hoy no es un problema la capacidad de transporte en México?  

No. Pero sí hay varias zonas del país donde se ha ido saturando y eso sí se volverá crítico. Los nodos que tienen menor saturación son los que pueden tener mayor facilidad para recibir nuevos proyectos, pero el problema es que el recurso renovable está en dónde está…

Pero en esos nodos que están más saturados y donde se concentra más el recurso ¿cómo regula el Gobierno esa situación? 

El operador del sistema que es el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) es el responsable de asignar esta capacidad. Cualquier proyecto que participe tiene que hacer una serie de estudios para ver si puede entrar y no se adjudica capacidad que el CENACE no determine que sí cabe sin afectar a nadie.

Hay tres opciones. Primeramente, el proyecto se puede someter a los estudios que determinen que «sí cabe» y, una vez que se determinan los requisitos que cumple para conectarse, puede firmar su contrato de interconexión y tiene asegurada su capacidad.

La otra posibilidad es pagar por las obras que se requieren para interconectarse y si el proyecto soporta esas obras puede hacerlo. Y finalmente, la tercera opción es que si el proyecto no tiene los recursos para invertir en ese momento puede optar por pedir al CENANCE que se lo considere en las planificaciones futuras y esperar a que se hagan las obras de infraestructuras, pero el mercado es muy joven para que se vean casos de esos.

¿Está contemplado en la normativa el Take or Pay? 

Sí. El tema es que uno puede esperar a que se den, pero varias de estas obras aunque están mandatadas traen retrasos también. La realidad es que también nos enfrentamos a un nuevo panorama. Porque el sistema de transmisión está en manos del Estado, que tiene capacidades económicas limitadas, pero a lo largo del año pasado se creó un nuevo mecanismo que permite la inversión privada en nuevas líneas de transmisión y ese mecanismo está por primera vez en periodo de licitación. En ese sentido, esperamos que se demuestre que el nuevo mecanismo es exitoso porque con él se podría facilitar el financiamiento de nuevas líneas en el futuro.

Respecto a la participación de la industria local…¿cómo evolucionó la participación en las subastas y qué esperan para la que está en curso?

El sector ha pedido que no se defina un porcentaje fijo de Contenido Nacional, porque entramos un poco tarde al juego y sabemos que hay una cadena de suministro global con buenos precios y los componentes se deberían seleccionar de donde sean más competitivos.  Sin embargo, el volumen de nuevos proyectos que se esperan hacen el escenario lo suficientemente atractivo para que muchos de los componentes sí se manufacturen en el país y eso ya está sucediendo.

Actualmente ya opera una fábrica de palas en el norte del país y está en construcción una segunda de otro fabricante. Hay varias fábricas de torres de acero e inclusive un proveedor de torres de concreto, de hormigón, nacional.  Todavía a nivel de componentes de celdas y maquinaria específica todavía creemos que no hay oportunidad de generar.

¿En un proyecto eólico qué porcentaje de Contenido Nacional se puede alcanzar?

Contando toda la parte de obra civil, suministro eléctrico, torres y palas, se podría alcanzar un 35% de Contenido Nacional. Esta cifra considero que no es mala, pero se podría ir a más.

¿Cuáles son las prioridades desde la Asociación?

Hay dos temas super fundamentales. Uno es el que ya mencionábamos tener intenciones de resolver que es el cuello de botella en las líneas de transmisión, porque efectivamente en varias regiones del país con alto potencial se dan problemas de saturación. Entonces, es importante y un reto fundamental que se hagan esas obras, que esté la participación privada que las facilite.

El otro reto que va a tomar su tiempo pero también es fundamental es la solución de temas sociales. Sin duda el desarrollo de los proyectos ha creado conflictos en las comunidades y hay que poner reglas claras de cómo realizar los procesos de consultas e interacción con las personas de cada lugar, para que los acuerdos se vuelvan una herramienta útil para las dos partes, proyectos y comunidades.