La semana pasada, a través de la Resolución 275-E/2017 (Descargar), el Gobierno nacional lanzó una nueva licitación de energías renovables por 1.200 MW.

De esa proporción, se adjudicarán 450 MW de energía solar fotovoltaica en distintos puntos del país.

Habrá un cupo máximo de 200 MW a adjudicar en el Noroeste Argentino, la misma proporción en la región ‘Cuyo’ y 100 MW en el resto de las provincias.

El precio máximo para la presentación de proyectos será de 57,04 dólares por MWh en todas las regiones.

En diálogo con Energía Estratégica, Serafín Seoane Martínez, CEO de la División de Energías Renovables de Latinoamericana de Energía, empresa que participó y resultó ganadora de un proyecto en la licitación anterior, manifiesta que no lo sorprendió el precio máximo que fijó el Gobierno.

“Hay que ser muy competitivo para lograr esos precios, pero son valores realistas”, analiza Seoane Martínez. De hecho, para el especialista, “va a haber la misma cantidad de ofertas que hubo en la Ronda 1.0”, donde se presentaron 58 propuestas por 2813,1 MW.

El directivo de Latinoamericana de Energía espera “una competencia muy dura” para la Ronda 2.0, con ofertas que excederán ampliamente los 450 MW solares que se licitarán. “Posiblemente veamos una Ronda 2.5 para repesca de proyectos”, vaticina el especialista.

Lea también: «Ronda 2.0: el desafío de continuar con precios de energías renovables a la baja»

Por su parte, Santiago Lagos, Country Manager de Isla Power, no se anima a arrojar una cifra tentativa sobre cantidad de ofertas, pero calcula que serán numerosas.

En contacto con este medio, el ex 360Energy cuenta que el precio máximo establecido “es entendible” dada la dinámica de depreciación a la que apunta el régimen de licitaciones de energías renovables, pero sincerándose dice que no lo hubiese sorprendido un techo más alto que en la Ronda 1.5, donde se fijó un valor tope de 59,75 dólares el MWh.

No obstante, para Lagos será importante que el Gobierno extienda el plazo de la exención arancelaria para bienes de capital importados que la Ley 27.191 establece hasta el 31 de diciembre próximo.

El Country Manager de Isla Power señala que esta maniobra permitiría facilitar la tendencia de precios de energías renovables a la baja y, sobre todo, contribuirá a la presentación de proyectos en regiones donde el recurso solar no es el más competitivo del país.

“Esperamos que este beneficio arancelario se extienda, porque todavía no hay producción nacional consolidada que pueda verse afectada, y no es conveniente que suba el precio de la energía por fijar una medida arancelaria”, sostiene Lagos.

Por otro lado, en cuanto a la calidad de los proyectos que se fueran a presentar, Seoane Martínez opina que habrá propuestas “más trabajadas” desde lo financiero, a comparación de las licitaciones anteriores.

Lea también: «El Gobierno lanzó la licitación de renovables: por 1.200 MW, regiones y con precios máximos»

El CEO de la División de Energías Renovables de Latinoamericana de Energía percibe que hay mayor interés por parte de la banca internacional para financiar proyectos a largo plazo y, del mismo modo, observa más predisposición de las entidades locales. “Vemos que hay un poco más de apertura en la banca argentina”, indica.

Cabe destacar que el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) anunció que otorgará créditos por una suma total de 200 millones de dólares, con un plazo de 15 años, hasta dos de gracia, y un financiamiento de hasta el 70% de la operación, para proyectos adjudicados en el marco del Programa RenovAr.