30 de diciembre 2015

Sector hidroeléctrico cuestiona intención del Gobierno de frenar proyectos en Santa Cruz

Según confirmó al diario Clarín Sergio Bergman, flamante ministro de Medio Ambiente, el presidente Mauricio Macri puso en duda la continuidad las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic. En un encuentro durante la semana pasada con Cristine Mc Divitt, viuda del filántropo ecologista fallecido días atrás Douglas Tompkins, y Sofía Heinonen, bióloga y máxima autoridad […]

Según confirmó al diario Clarín Sergio Bergman, flamante ministro de Medio Ambiente, el presidente Mauricio Macri puso en duda la continuidad las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic. En un encuentro durante la semana pasada con Cristine Mc Divitt, viuda del filántropo ecologista fallecido días atrás Douglas Tompkins, y Sofía Heinonen, bióloga y máxima autoridad de Conservation Land Trust, determinó: «Vamos a intentar pararlas«.

La frase del mandatario fue motivada luego de que las ambientalistas hayan dicho que los proyectos hidroeléctricos del sur podrían provocar un daño ambiental irreparable y que creían que se podía producir mejor energía de manera más barata, menos dañina y más eficaz.

Por su parte, la dirección del CAP ve con preocupación la posibilidad de que Macri dé fin a los contrato; no obstante considera que se trata de una declaración extraoficial y confía en que se recapacite sobre la construcción de las obras que significarán una inversión de 4.714 millones de dólares (financiadas con un crédito de bancos chinos, según arregló el ex Ministerio de Planificación Federal) y tendrán una potencia instalada de 1740 MW (5300 GWh anuales).

Enrique Blasco, presidente de la entidad, en diálogo con energiaestrategica.com critica el punto de vista de Mc Divitt y Heinonen y de todos aquellos que opinan que las presas pueden propagar graves enfermedades o dar muerte a la flora y fauna: “Eso no es cierto”, asegura. “En cada obra hay estudios de impacto ambiental y protocolos para evitar este tipo de problemas que toda presa debe cumplimentar”, enfatiza.

Ahora el Comité Argentino de Presas espera la nominación formal del flamante subsecretario de Energía Hidroeléctrica (que sería Jorge Marcolini) para acercarse al funcionario.

Nuestro interés será el de aportarle todo lo que podamos desde el Comité, brindar nuestro apoyo e interés para que los proyectos hidroeléctricos en carpeta de la anterior administración se desarrollen”, señala Blasco.

Consultado sobre su impresión del desarrollo de un área específica para la hidroelectricidad, el titular del CAP expresa: “El hecho de que se cree una dependencia exclusivamente dedicada al sector es muy positivo. Además nos dirigiremos a una autoridad entendida en la materia”.

2 Comentarios

  1. J.I.P.González

    Más allá del análisis particular de la obra que menciona esta nota, de los estudios de impacto ambiental que tienen que estar bien hechos, de las condiciones del contrato que son poco conocidas, comparto el punto de vista de Enrique Blasco acerca de inexistencia de los supuestos problemas que presentan este tipo de obras.

    No hay una sola obra de este tipo que no haya dado beneficios. Es la forma de energía renovable que tiene más potencia instalada en el planeta. Todos los países que tienen un perfil energético fuertemente apoyado en la generación hidroeléctrica son aplaudidos por sus bajas emisiones, y por generar en forma limpia. Ejemplo Costa Rica, Uruguay.

    Y en contradicción flagrante con esto, donde no se han hecho, hay oposición para que se hagan, en beneficio de obras que no se van a poder usar cuando ya no tengamos combustibles fósiles.

    La provincia de Neuquén, petrolera y gasífera desde hace muchos años, empezó su gran crecimiento a partir del Chocón.

    Los supuestos impactos indeseables no se han verificado en ninguna parte. Se amplió enormemente la zona de riego. Y las posibilidades de trabajo y producción para la gente del lugar, que dejó de padecer las inundaciones. Se convirtió en una provincia vitivinícola de creciente importancia. Las represas se convirtieron en zonas turísticas.

    El sistema eléctrico solo puede trabajar con un flujo de energía regulable y previsible para poder seguir a la demanda. Las represas hidroeléctricas, son de las pocas formas de energía renovables que cumplen estos requisitos.

    Si no las hacemos, no podremos usar otras formas de energías renovables, que serán indispensables en poco tiempo, y que no podremos seguir usando cuando ya no dispongamos de las fuentes de generación fósiles actuales. En un tiempo no muy lejano, se volverán indispensables.

    Las turbinas de paso que aprovechan la energía cinética del agua, producen inestabilidades que solo son viables, si hay centrales térmicas, o represas hidráulicas que estabilicen las líneas.

    Las térmicas en un tiempo no muy lejano dejarán de existir. El petróleo o el gas, durarán más o menos, pero sabemos que tienen un horizonte limitado.

    Cuando no estén disponibles, primero por costo, y luego por agotamiento, la generación térmica dejará de existir, y no se podrán usar ni aerogeneradores, ni energía solar, ni centrales de paso, si no existen obras hidroeléctricas, que son en sí mismas mecanismos de almacenamiento de energía.

    Creo que en el estudio de las obras hidroeléctricas, hay que agregar la posibilidad de instalar sistemas de bombeo inverso a partir de otras renovables, para mejorar el aprovechamiento no solo de la obra, sino de la línea de transporte de energía, que es costosa y que debería ser utilizada al 100%, no al 30% como es lo clásico en los diques de zonas montañosas.

    Las obras que menciona esta nota, deben incluir en el estudio de impacto y en el de factibilidad, el transporte de la energía, que por ahora no está previsto.

    Saludos

    Responder
  2. Anibal

    Esperemos que Mauricio recapacite sobre la construcción de estas represas sobre el Río Santa Cruz. La energía hidraulica es la única que puede almacenar y turbinar para cubrir los picos de consumo, cosa que no pueden realizar las térmicas y mucho menos la generación eólica o solar que no admiten reserva y generan solo cuando hay recurso disponible.-
    Las dos represas proyectadas sobre el río Santa Cruz generarán más energía que El Chocón o Piedra del Águila con mínimos pasivos ambientales.-

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com