Días atrás Energía Estratégica informó que la capacidad disponible en la red se está acabando y no hay información oficial que dé cuenta de avances de nuevas obras para expandir la red. En lo que respecta al grueso de potencia renovable al que eventualmente se le podría asignar prioridad de despacho por el Mercado a Término de las Energías Renovables (MATER), las  zonas de la Patagonia, Bahía Blanca y Comahue, contarían con un máximo de 32 MW.

En las regiones Centro, Cuyo y el Noroeste Argentino, el límite asignable son 167 MW de potencia, siempre con el concepto de prioridad de despacho. Cabe mencionar que en todas las zonas previamente mencionadas existe una vinculación a través del sistema de transporte hacia la demanda que está centralizada en la región pampeana. 

Mientras que en el Litoral hay 100 MW para asignar, y en el Noreste Argentino otros 200 MW de capacidad para instalar generación. En estos casos una de las diferencias radica que ambos territorios no poseen problemas de transporte para vincularse, es decir, están prácticamente embebidas en la demanda. 

En resumen, si bien en la última licitación del MATER no se presentaron proyectos para la asignación de prioridad de despacho, en el país solamente hay 499 MW disponibles. Sin embargo se deben tener en cuenta algunos factores:

  1. Los recursos renovables más competitivos en precio se encuentran, principalmente en el sur (eólico) y en el noroeste (energía solar). Esto no significa que los proyectos con bioenergías queden fuera, sino que no resultarán tan atractivos en el mercado entre privados, a comparación de los otros recursos mencionados.
  2. Hay contratos del MATER y del Programa RenovAr que no tuvieron avances, actualmente ocupan aproximadamente de 1,5 GW de capacidad y al día de la fecha aún no hay una resolución concreta sobre su salida o continuidad. 

Pese a ser un trámite administrativo no resuelto, desde la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. le comentaron a Energía Estratégica que “la expectativa está en que la capacidad ociosa puede crecer”.

Por otro lado una de las problemáticas a resolver refiere a la infraestructura. Es conocido que se busca restaurar operativamente la línea de transmisión desde Futaleufú hasta Puerto Madryn, dado que a mitad del año pasado se destruyeron más de cincuenta torres de líneas de alta tensión debido al “efecto galloping”, consecuencia de las grandes nevadas y vientos constantes que se registran en la Patagonia.

Se plantea solucionar el abastecimiento eléctrico en el sur de Argentina

Desde el propio ente mencionaron que “ahora que cuando ingrese Futaleufú, entrará en competencia con toda la generación renovable y habrá probabilidad de que se produzca alguna saturación real de transporte en determinadas zonas”.

Tras consultar sobre nuevas posibles obras de infraestructura, se reconoció que es cuestión con una trayectoria por detrás y que “las obras que vienen publicadas desde hace cuatro o cinco años, deberían estarlo en este momento pero no es así”. 

Además, la pandemia también afectó en ese sentido y provoca la dificultad en la expansión, por lo que, según le manifestaron al portal, «no hay expectativas de obra en lo inmediato».