Hoy en la Argentina son contadas las provincias que tienen un marco regulatorio que permite a usuarios residenciales, comerciales e industriales inyectar energía limpia a la red eléctrica.

Santa Fe, Salta y Mendoza son algunas de ellas, mientras que muchas otras están esperando que el Poder Ejecutivo nacional dé el gran salto, reglamentando la Ley 27.424 de Generación Distribuida mediante energías renovables, para así adherir a la normativa.

Esto permitirá que usuarios de todo el país puedan conectar sus propios paneles solares fotovoltaicos o cualquier otra fuente de energía renovable para generar su propia energía.

En diálogo con Energía Estratégica, Javier Costarelli, Gerente de Marketing y Comunicación de Géneron Energías Renovables, destaca que las consultas para la compra de paneles solares fotovoltaicos van en ascenso.

“El mercado de energía fotovoltaica está avanzando de a poco en el país”, señala y enfatiza sobre la reglamentación a nivel nacional, que incentivaría aún más el negocio.

Lea también: «Medición, tarifas y modelos de conexión: las provincias acomodan normativas para acoplarse a la ley nacional de generación renovable distribuida»

Según fuentes del empresariado, estaría todo encaminado para que entre principios o mediados de octubre sea publicado el Decreto Reglamentario de la Ley 27.424.

Mientras tanto, Costarelli explica que el fuerte de la empresa pyme mendocina es la eficiencia energética. “Vender energía es importante pero al hacerlo sin incentivos no es tan atractivo, por eso es que se está haciendo mayor foco en cómo se utiliza”, indica.

“Estamos ofreciendo servicios para empresas, sobre todo compañías de grandes consumos de energía”, asevera el Gerente de Géneron Energías Renovables.

“La idea es tratar de hacer lo más eficiente posible el uso de la energía para que tengan una reducción de costos importantes a la hora de producir”, puntualiza.

Y señala: “un tema recurrente con el que nos encontramos es viejos paradigmas de uso que deben ser modificados para optimizar el recurso energético. Nos pasa mucho con campos, donde tienen mucha capacidad instalada de energía pero la mal utilizan”. “El ahorro más importante es cuando se optimiza el uso”, destaca el empresario.