El 2021 provoca un nuevo foco de cara al mercado mexicano y norteamericano en general. Ya sea por las medidas tomadas por el gobierno actual en los últimos años, como así también por la pandemia, y todo lo que ello conlleva, el entorno de las energías renovables podría abrir nuevas oportunidades.

Esto ocurrirá siempre y cuando se fortalezca la infraestructura de transmisión para ampliar la posibilidad de seguir invirtiendo en la generación.

Leonardo Beltrán, ex-subsecretario de energía de México, y miembro del consejo de Sustainable Energy for All, una organización internacional que trabaja con el objetivo de impulsar una acción más rápida hacia el acceso universal a la energía sostenible para 2030, realizó un análisis de la posición actual del país y lo que se avecina.

“Lo siguiente es seguir expandiendo el sistema para atender la demanda del sector productivo, la demanda de energía, y otra posibilidad que se abre es suministrar otros mercados”, remarcó Beltrán.

A lo que se refiere puntualmente es a que México pueda atender, por ejemplo, el mercado de California. Éste tiene objetivos muy agresivos en materia de energías renovables ya que están aumentado sus objetivos de generación limpia.

Actualmente importa alrededor de una tercera parte de sus necesidades de generación de energía renovable. Hecho que podría ser una ventaja para México, no sólo por el hecho de administrar el propio ámbito doméstico, sino además de abastecer a uno de los mercados energéticos más importante del planeta.

“El mercado sigue moviéndose. Probablemente lo que vayamos a observar en el 2021 es que el mercado bilateral se fortalezca, haya más intercambios entre privados y que el desarrollo de proyectos sean para ese tipo de mercado o para la exportación y no para el servicio público de energía eléctrica”, afirmó Leonardo Beltrán.

En tanto, si bien pueden ser oportunidades relevantes, el ex-subsecretario es consciente que “las reglas del juego cambian” y a su vez reconoce que “eso incrementa el riesgo para las inversiones en el mercado mexicano”.

“Sin embargo, eso no significa que no pueda seguirse desarrollando precisamente porque hay un mercado robusto, estás al sur del mercado más importante del planeta. Y esos elementos, además de la disponibilidad de recursos naturales, hacen que México continúe siendo muy competitivo”, aclaró Beltrán.

Y si bien hubo una caída del empleo en el país, el pensamiento del miembro del consejo de SEforALL es positivo de cara al futuro: “Ahora con el desarrollo de vacunas se irá reduciendo este efecto negativo y se reactivará la economía. Quizás no tanto como pre-pandemia, pero en la medida que haya crecimiento habrá nuevas oportunidades y se espera un repunte respecto a 2020”.