Desde el 2008, la consultora Signum Energy está prestando asesoramientos en el área energética (eléctrica y térmica) para grandes empresas del país, las cuales cuentan con un consumo de energía importante.

“Una de las patas más importantes de Signum Energy, que es el servicio en consultoría del abastecimiento de energía, está orientado a optimizar los costos. Esto nosotros lo hacemos desde hace más de 9 años, a través de los cuales nos hemos ganado la confianza de una cartera importante de clientes”, destaca en diálogo con Energía Estratégica Esteban Picardo, socio gerente de la firma.

El ingeniero electricista cuenta que desde hace 6 años la empresa creó un novedoso sistema de Software de Gestión de Energía el cual está siendo cada vez más requeridos por distintas empresas, sobre todo aquellas que son de consumo electrointensivo.

¿Por qué? Con este sistema, todos los clientes de Signum Energy, personal y discretamente, podrán ver de manera digitalizada sus facturas eléctricas de Consumo, Potencia y Energía expedida por distribuidoras o CAMMESA con los valores recalculados.

Explica Picardo que muchas veces, tras cambios normativos y regulatorios, las distribuidoras no llegan a calcular los valores correctamente y emiten facturas con sobrecostos.

“Hay situaciones en las que un error del 5 o el 10 por ciento terminan siendo costos descomunales por el consumo de ciertas compañías”, advierte el especialista.

Lea también: “Signum analiza modificaciones en cuadros regulatorios y ajustes tarifarios eléctricos”

El ingeniero cuenta que el software no sólo se actualiza y ajusta permanentemente en función a cambios normativos y regulatorios nacionales sino también jurisdiccionales. “Al estar ordenada y clasificada esta información, permite desde un punto de vista corporativo una herramienta para toma de decisiones y gestión muy importante”, resalta.

Explica que cuando se percibe algún tipo de sobrecostos, desde Signum brindan soporte para atravesar el tedioso proceso de reclamo hasta llegar al reconocimiento de la distribuidora del cobro indebido y su consecuente bonificación. “Si no se le hace un seguimiento exhaustivo muchas veces el exceso de costo queda en la nada”, asevera Picardo.

Además, el sistema virtual cuenta con un módulo de “gestor documental”. Se trata de la digitalización de todas facturas, registro que permite rápidamente someter a análisis estadísticas de la empresa de Consumo, Energía y Potencia.

“Un cliente, teniendo una estadística de cuál es su consumo anual, puede hacer, gracias al sistema, una dinámica comparación de costos de energía interanual; podrá analizar correlaciones entre cambios de su proceso productivo y su consumo energético, percibiendo si hay algún problema de producción o eficiencia en algún equipo, generando ahorros detectando desvíos”, ejemplifica el socio de Signum.

Otra de las ventajas del Software es el cálculo de cargos por excedentes. “Es una multa que tiene un impacto muy fuerte en los Grandes Usuarios y nosotros ahí llevamos un control de cómo va evolucionando esa multa y hacemos análisis, en función de lo que permite la regulación, de cuál sería el mejor encuadre para evitar esa multa o si el posicionamiento en ese momento es el óptimo”, indica el ingeniero.

Lea también: “Signum a la espera de una resolución que regule la compra de energía eléctrica para Grandes Usuarios”

Y agrega que sucede algo similar con lo que respecta a penalizaciones por consumo de energía reactiva. “Con inversiones pequeñas, que se repagan sólo dejando de pagar esas multas, ya se tiene solucionado un factor que suele ser importante en los costos”, razona Picardo.

Cuenta que con el aumento de tarifas y anuncios como la implementación de consumo obligatorio de energías renovables de Grandes Usuarios (a partir de 300 KW), tal como establece la Ley 27.191 donde en el 2018 deberán consumir un 8 por ciento de energías limpias, el servicio de este sistema es muy demandado.

“Hay empresas donde sus costos energéticos son centrales en sus facturaciones y clientes que no cuentan con un solo punto de suministro sino con más de 300. Administrar eso desde un punto de vista gerencial es totalmente imposible sin la ayuda de un sistema de este tipo”, reconoce Picardo.