Se trata de un nuevo hito en el desarrollo de este proyecto estratégico de carácter tecnológico-comercial que lleva adelante CNEA, con el que nuestro país espera ingresar a competir en el mercado de provisión de Pequeños Reactores Modulares (SMR por sus siglas en inglés) en un futuro cercano.

La firma de este contrato implica una inversión de 1.200 millones de pesos y la creación de 400 puestos de trabajo en forma directa. Además, se trata del regreso de la empresa alemana Siemens como proveedor nuclear a la región, luego de su exitosa participación en la construcción de la Central Nuclear Atucha I.

El prototipo CAREM es un reactor de tipo SMR pensado para bajar los costos de inversión de capital para los países que necesiten generación de energía de base. Sirve para redes pequeñas o que están aisladas y tiene un diseño avanzado que lo hace intrínsecamente seguro.

El reactor que construye CNEA en el Complejo Atómico Atucha en la localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires, tiene una potencia instalada de 32 MW. Según el contrato, está previsto que la obra finalice en diciembre de 2018, para comenzar posteriormente el período de pruebas que finalizará en julio de 2019. Una vez que terminen los testeos con la puesta a crítico del reactor, estará en condiciones de conectarse al Sistema Argentino Interconectado, de manera que el proyecto podrá financiarse mediante la venta de la energía que genere.

Es importante destacar que actualmente existen solo cinco países en el mundo que están trabajando en el desarrollo de reactores SMR: Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia y China, además de la Argentina.

De la firma del contrato participaron el Ing. Osvaldo Calzetta Larrieu (CNEA) y los representantes de las empresas TECNA y Siemens. Estuvieron presentes, además, el Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, y el Subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano.

IMG_7767