En concreto, la compañía ha ampliado el plazo de vencimiento de su financiación sindicada de 2.500 millones de euros, que suscribió en mayo de 2018 con diversas entidades financieras nacionales e internacionales.

Se trata de un préstamo de 500 millones de euros y una línea de crédito multidivisa revolving de 2.000 millones de euros, que expirarán en 2022 y 2024, respectivamente. Los fondos se destinarán a la financiación de la actividad recurrente de la compañía, que con esta operación queda cubierta para los próximos 5 años.

Asimismo, el hecho de contar con una calificación crediticia investment grade certificada por las principales agencias de rating, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch, le ha permitido conseguir unos términos y condiciones de financiación más flexibles.

Otra de las novedades de esta operación es la inclusión de criterios ESG (medioambientales, sociales y de Gobierno Corporativo), en línea con la nueva estrategia de financiación verde de la compañía.

“Para Siemens Gamesa la sostenibilidad es un pilar fundamental de todo su modelo de negocio, por lo que buscamos que nuestras operaciones financieras estén alineadas con estos criterios. Esto refuerza todavía más el compromiso de nuestra empresa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relativos a la «Energía asequible y limpia» y a la «Acción climática”, al mismo tiempo que refleja nuestro compromiso por crear un futuro mejor para las personas y el planeta”, comentó David Mesonero, CFO de Siemens Gamesa.

Siemens Gamesa es miembro de índices de sostenibilidad de prestigio internacional como Dow Jones Sustainability Indices®, FTSE4Good® o Ethibel Sustainability Index®, entre otros.