En Latinoamérica, países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, se vuelven plazas importantes para el desarrollo de proyectos en todos los segmentos del sector fotovoltaico.

No obstante, en México la industria se estaría topando con entredichos de autoridades del Gobierno federal que siembran duda sobre la confiabilidad y seguridad de esta alternativa de generación.

Al respecto, Sergio Rodríguez, Service Manager para Latinoamérica de Solis, consideró que si bien existen retos que traen aparejada la intermitencia o variabilidad esto no significa un problema ya que existen soluciones técnicas para abordarlo.

“Solo es una cuestión de voluntad política, para poder crear la legislación para poder tener a los ingenieros necesarios y solucionar los retos”.

“No pueden tapar el sol con un dedo. En dos o tres años va a haber un nuevo gobierno y aparecerán nuevas opciones y alternativas. Esto va a seguir. Este es el futuro y a esto vamos encaminados. Nadie nos va a parar”.

Para transmitir tranquilidad al sector, Rodriguez aseguró que “los equipos cuentan con todas las certificaciones y pruebas para ser equipos interconectados a la red”.

Y que, hasta el momento, “la generación distribuida no ha sido afectada”.

Comentando las externalidades positivas, Sergio Rodriguez argumentó que “la generación distribuida democratiza al sector ya que da acceso al usuario a generar su propia energía”.

Poniendo sobre la mesa los problemas de la red que hasta pueden producir apagones locales, como los ocurridos en México el 28 de diciembre pasado, el profesional de Solis valoró: “el sector híbrido empodera al usuario y lo independiza al 100%”.

Para Rodriguez, poder generar la propia energía y almacenarla sería la alternativa más completa y sin restricciones para que los usuarios aprovechen las innovaciones en tecnología fotovoltaica, inversores string y baterías de litio.

Dicho aquello, también advirtió que esa ventana de oportunidad también traería aparejados retos adicionales que la industria ya está trabajando por zanjar.

“La instalación es mucho más compleja. Se requiere de mucha capacitación y soporte técnico. Se debe concientizar al instalador de que un sistema híbrido no es un sistema interconectado, aunque comparten muchas cosas”.

“A un híbrido le agregas una solución de almacenamiento con batería, un sistema de zero export, un sistema de control 24/7 de monitoreo”, repasó Sergio Rodríguez.