Esta semana, Senvion indicó en un comunicado oficial que presentó una petición de procedimientos de insolvencia ordinaria ante el Tribunal de Hamburgo. Fue a raíz de no encontrar un punto de acuerdo con sus acreedores.

Consultados por Energía Estratégica, representantes de Senvion reconocieron que “hubieron retrasos en la ejecución de proyectos durante 2018 que tuvieron un impacto en la liquidez de la empresa».

Y explicaron que «desde enero de 2019, se implementó un programa de transformación para reforzar el negocio”.

Los avances de aquel programa pueden ser consultados en la página web oficial de la casa matriz, donde se señalar los pasos del procedimiento de insolvencia autoadministrada bajo la ley alemana.

Aquella noticia generó grandes interrogantes en todo el mundo, también en Argentina, donde el fabricante tiene participación activa en tres parques de generación renovable del programa RenovAr y la Resolución 202.

Aunque el objetivo –aclaran desde la empresa– “es proseguir con el programa, brindar flexibilidad para servir a los clientes, implementar medidas necesarias y volver a una operación sólida del negocio”; algunos de los proyectos en marcha podrían sufrir demoras importantes hasta que se estabilice la situación de Senvion.

Lea también: «Desafíos y oportunidades de la energía eólica en Sudamérica, desde la experiencia de Senvion»

No obstante, desde Senvion aseguran que “la compañía entrará en contacto con sus clientes para garantizar una cooperación exitosa y la continuación de las instalaciones».

Por lo pronto, las centrales renovables directamente afectadas son: Vientos Los Hércules, Kosten y Malaspina.

En el caso de Vientos Los Hércules este es un proyecto de 97,2 megavatios, adjudicado a la empresa francesa Total Eren en la Ronda 1 del Programa RenovAr, tras ofertar un precio de US$ 62,88 el MWh.

Ganador en la misma ronda de RenovAr, el parque Kosten, cuyo oferente en la licitación fue ENAT S.A., fue comprado por la empresa española Grenergy Renovables en el segundo semestre de 2017. El proyecto, que tendrá 24 megavatios de potencia instalada, generará energía para ser vendida a CAMMESA a US$ 59.41 el MWh.

Por su parte, la central eólica Malaspina, inicialmente de Industrias Metalurgicas Pescarmona SA (IMPSA) y que fue adquirida por Total Eren, estará compuesto por 25 aerogeneradores de 2MW cada uno.