La Secretaría de Energía (Sener) planea la emisión de un nuevo acuerdo que busca obstaculizar la operación de plantas de energía vía métodos renovables.

La dependencia dirigida por Rocío Nahle redactó un acuerdo para la emisión de la “Política de confiabilidad, seguridad, continuidad en el sistema eléctrico nacional”, con el cual busca limitar la emisión de permisos para nuevas plantas renovables y prohibir la construcción de nuevas centrales en sitios en donde ya existen algunas.

De esta manera, la Sener busca publicar esta política con el argumento de mejorar las necesidades de satisfacción de la demanda energética de los usuarios finales bajo condiciones de suficiencia y seguridad de despacho, se lee en el borrador del documento.

“La presente política contempla de manera más ordenada la penetración de centrales eléctricas con energía limpia intermitente, fotovoltaicas y eólicas, previendo que los estados operativos de alerta y emergencia se reduzcan a un mínimo de acuerdo a las experiencias internacionales, disminuyendo en lo posible las salidas forzadas asociadas a la generación, particularmente peligrosas en las rampas de salida y puesta del sol, así como en las horas críticas del Sistema Eléctrico Nacional y que exponen a daños financieros al Sistema Eléctrico Nacional, así como a los usuarios finales”, se lee en el documento que publicó el diario El Financiero.

La Sener utilizó el mismo argumento del acuerdo publicado hace unos días por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), organismo que haciendo alusión a dar más confiabilidad al sistema eléctrico nacional paró de manera indefinida las pruebas a centrales eólicas y fotovoltaicas, con lo que frenará la entrada de al menos 28 plantas al mercado.

El documento asegura que las centrales eléctricas que cuenten con un contrato de interconexión hasta antes de la publicación del documento en el Diario Oficial de la Federación (DOF) podrán integrar su capacidad de generación al sistema, pero prohíbe la construcción de nuevas centrales en regiones en donde los elementos de transmisión y transformación estén congestionados y limita los permisos a sitios en donde exista demanda.

De acuerdo con el documento, la Sener busca realizar estas acciones en seguimiento a lo hecho por otras naciones, quienes, asegura la dependencia, están modificando sus marcos jurídicos para permitir una transición energética ordenada, sin afectar la confiabilidad y continuidad de sus respectivos sistemas eléctricos.

La secretaría buscó publicar el acuerdo en el DOF sin antes pasar por el proceso de análisis de impacto regulatorio, según dan cuenta correos intercambiados entre Alejandro Morales Becerra, jefe de la unidad de asuntos jurídicos de la Sener, y Alejandro López González, director general adjunto del Diario Oficial de la Federación, a los que este medio tuvo acceso.

Sin embargo, este último organismo frenó la publicación del acuerdo y el documento deberá pasar por el proceso de análisis de impacto ante la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer).

La Sener fue buscada al respecto, pero no emitió comentarios de inmediato.

Esta no es la primera vez que la administración actual realiza acciones en contra del crecimiento del sector. Al principio del sexenio, canceló la cuarta subasta eléctrica y en octubre pasado emitió un acuerdo para cambiar la manera en que se emiten los Certificados de Energías Limpias (CEL).