Ayer, a partir de las 17 horas, la Comisión de Minería, Energía y Combustibles precedida por el senador del Frente para la Victoria (FpV) Guillermo Pereyra, trató el proyecto de Ley unificado de Generación Distribuida presentado por tres legisladores de distintos bloques: Silvina García Larraburu (FpV), Adolfo Rodríguez Saá (PJ) y Julio Cobos (UCR-Cambiemos).

La mecánica de trabajo entre estos senadores es exactamente la misma que se está trabajando en Diputados: los tres legisladores habían presentado proyectos de Ley, apuntando a que usuarios residenciales, comerciales e industriales puedan infectar energía renovable al tendido eléctrico y así obtener un beneficio en su tarifa eléctrica, y finalmente decidieron trabajar en conjunto en pos de crear una propuesta sólida y capaz de ser aprobada reuniendo mayor consenso.

Lea también: «Autogeneración: “trabajamos para que en 2017 Argentina cuente con un marco”»

“Es positivo que haya una mecánica de trabajo similar en Diputados porque eso significa que hay interés en avanzar sobre este tema”, destaca en diálogo con energiaestrategica.com, Guillermo Lema, asesor de la senadora García Larraburu.

Según cuenta Lema, ayer, durante el tratamiento del proyecto de Ley la Comisión de Energía, se propusieron modificaciones al texto por lo que se volverá a tratar en próxima sesión, posiblemente la semana que viene.

Senadores de la Comisión propusieron cambios en aspectos que apunten a incentivar la compra y la fabricación de equipos de energías renovables. Asimismo, se les sugirió a los legisladores que presentaron el proyecto ser “más específicos con los beneficios propuestos”, revela el asesor de García Larraburu.

Lea también: «Ingresó al senado un proyecto de ley sobre Balance Neto para estimular generación distribuida»

Los puntos más relevantes del borrador de Generación Distribuida

Lema admite que el proyecto presentado entre los tres legisladores y sus asesores “es perfectible”, por lo que “están abiertos a escuchar propuestas” que contribuyan a su mejora, no obstante destaca la buena labor y el consenso dentro del equipo de trabajo.

Entre los aspectos más relevantes del proyecto que fue presentado (sin las modificaciones planteadas el día de ayer), se reconoce la figura del “Prosumidor”, quien “puede intercambiar energía en forma bidireccional con la red de distribución pública, según las condiciones que establezca la Autoridad de Aplicación en la reglamentación de la presente Ley”.

En cuanto a “Incentivos, asesoramiento y difusión”, el texto propone: “La Autoridad de Aplicación deberá́ establecer un régimen de incentivos en todo el territorio nacional que promueva la presente Ley, así como una campaña nacional informativa y de asesoramiento para concientizar sobre la necesidad de uso de energía de renovables, la posibilidad de adquisición de equipamientos de generación y los distintos incentivos creados”.

No obstante, la mecánica que formula el proyecto es de Balance Neto: “Las inyecciones de energía del Prosumidor deberán ser descontadas de la energía consumida de la red pública de energía, a los fines de abonar la diferencia entre los kilowatts hora (kW/h) consumidos y los que se hubiesen inyectados a la red”.

No se especifican límites en la potencia instalada a conectar y se resalta que “de existir un remanente a favor del Prosumidor, el mismo se imputará y descontará en las facturas subsiguientes”.

Por otra parte se indica que “la Autoridad de Aplicación promoverá el establecimiento de un plan de promoción para la creación y radicación de empresas destinadas a fabricar y ensamblar equipamiento de generación distribuida de energía eléctrica a partir de fuentes renovables”.