Según pudo saber Energía Estratégica, altos funcionarios del Ministerio de Energía y Minería de la Nación solicitaron a la Comisión de Minería, Energía y Combustibles (presidida el senador del Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra) un rápido tratamiento del proyecto de Ley que se aprobó en Diputados el pasado miércoles 13.

Es que desde el Gobierno nacional están expectantes por que se sancione esta Ley, que permitirá a todos los usuarios del territorio nacional, sean residenciales, comerciales o industriales, a inyectar energía renovable a la red eléctrica.

Tal es así que Ignacio Romero, Director de Generación Distribuida del Ministerio de Energía y Minería, ya está trabajando en cómo podría reglamentarse la normativa sobre el texto aprobado en Diputados. La intención del Poder Ejecutivo es contar con un marco regulatorio vigente en 2018.

En concreto, la solicitud fue tenida en cuenta y se agendó debatir el proyecto de Ley el próximo martes 26. La cita será para asesores de los senadores, quienes se tomarán el trabajo de cotejar los criterios entre el proyecto de Diputados (ver la última versión en línea) y el que se viene trabajando desde hace meses en la cámara alta.

Cabe recordar que son varios los senadores que están detrás de un proyecto propio de Generación Renovable Distribuida en el Senado, entre ellos, Julio Cobos (UCR- Cambiemos), García Larraburu (Frente Para la Victoria), Rodríguez Saá (PJ) y Fernando ‘Pino’ Solanas (Proyecto Sur). Fue un proceso que se dio de manera paralela al debate en Diputados.

Lea también: «Senadores trataron proyecto de Ley unificado de Generación Distribuida con renovables»

De acuerdo a las consultas realizadas por este portal, tanto asesores opositores como oficialistas apoyarían el proyecto de Diputados tal como fue aprobado.

Según una fuente del equipo que redactó la propuesta unificada de senadores, le darían su visto bueno “porque son proyectos muy parecidos en su esencia”.

Es que ambas propuestas, se rigen por un esquema del tipo Net Billing (sistema neto de facturación que permite contrastar el valor monetario de la energía limpia generada por la fuente renovable sobre la energía consumida durante un mismo período).

“Es una ventaja que ya estemos trabajando detrás de una Ley de esta naturaleza”, aseguran desde el Senado.

Tanto para el Poder Ejecutivo como para la cámara baja sería un alivio que el proyecto se apruebe sin que sea modificado ni en una coma porque, en caso contrario, debería volver a Diputados y se extendería todo el proceso.

En definitiva, de haber consenso durante la reunión de asesores, senadores de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles podrían tratar el proyecto el próximo 10 de octubre y, finalmente dictaminarlo.

De darse aquel escenario, la propuesta quedaría lista para ser abordada en la Comisión de Presupuesto y Hacienda precedida por el senador del Frente para la Victoria Juan Manuel Abal Medina.