Un grupo de senadores pertenecientes a la bancada del Frente para la Victoria (FpV-PJ) reclamaron ayer, a través de una nota enviada al ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren, la “restitución y ejecución de los subsidios para las tarifas eléctricas”, que tiene como destinatarios a los usuarios de las provincias de Formosa, Misiones, Chaco y Corrientes.

Así lo informaron los legisladores opositores a través de un comunicado. Se trata de los senadores del FpV Graciela de la Rosa (Formosa); Juan Manuel Irrazábal (Misiones); María Inés Pilatti Vergara (Chaco); Carlos Espínola (Corrientes), con la adhesión de sus pares Eduardo Aguilar (Chaco) y José Mayans (Formosa), quienes suscribieron el documento dirigido a Aranguren.

«“Exigimos la restitución y ejecución de los subsidios para las tarifas eléctricas previstos en la ley 27.198 de Presupuesto 2016, que tiene como destinatarios a los usuarios de Formosa, Misiones, Chaco y Corrientes«”, señalaron.

En ese sentido argumentaron su pedido en que “diversos factores como las extremas temperaturas y la falta de acceso a redes de gas natural producen una inusual dependencia de la energía eléctrica y su consiguiente alto consumo en toda la región” del NEA. “

La quita de subsidios a las familias de la región implica un durísimo golpe al bolsillo de los más necesitados y los sectores medios de la población, con incrementos en la facturación del 300 por ciento, «un hecho injusto e inequitativo«”, expresaron.

En ese sentido, finalmente consideraron “urgente e indispensable la restitución de los subsidios aprobados por el Congreso Nacional mientras se debaten las innumerables iniciativas legislativas que buscan soluciones de fondo, como el tratamiento de tarifas regionales diferenciales o la adecuación de la tarifa social”.

Por otra parte, la senadora del FpV, Sandra Giménez, reclamó la suspensión del aumento de las tarifas eléctricas, asegurando que “producto de la quita de subsidios a la energía eléctrica en el marco de la emergencia energética, está generando un desequilibrio real en las economías familiares”.