Bajo el número de Expediente 4162/16 (Descargar), la legisladora ingresó el Proyecto que reclama un informe “sobre los detalles y lineamientos generales del plan eléctrico integral a mediano y largo plazo que sustenta las actuales políticas de Gobierno”.

Entre las medidas, Crexell plantea definir las estrategias para recuperar el autoabastecimiento energético y así dar señales al sector privado respecto del proceso de inversión.

Entre una de las medidas, sugiere al Ministro de Energía, Juan José Aranguren, crear un marco regulatorio que autorice a los usuarios particulares inyectar energía limpia a la red con tarifas promocionales.

“A nivel internacional, cada vez tienen más preponderancia los programas de incentivo a la generación distribuida por medio de tecnologías renovables instaladas en hogares residenciales”, sostuvo.

Y agregó que “los precios competitivos recibidos en la licitación RenovAR dan cuenta que el avance de las energías renovables en materia de competitividad económica abren una enorme posibilidad en el área de generación de electricidad”.

De cara a la construcción de grandes centrales eólicas, solares y de biomasa, señaló “discutir un plan dedicado a la ampliación del sistema de transporte eléctrico en media y alta tensión para trasladar hasta los centros de consumo la energía producida en proyectos renovables”.

Para esto, entiende que es menester establecer políticas de Estado: “En este sentido, es imprescindible pensar en términos del diseño de una política pública clara en materia energética, que trascienda los límites de la gestión de un gobierno, y que sea congruente con el desarrollo de un proyecto de país a largo plazo”.

Por eso sugiere “la definición de un Plan Energético integral promovido por el Poder Ejecutivo Nacional y consensuado con representantes de las distintas expresiones políticas, empresariales, sindicales y actores de la sociedad civil”.

Hidroeléctrica y nuclear

En relación a estas tecnologías Crexell Por último, consideró “importante que el Poder Ejecutivo exprese cuáles son los emprendimientos de este tipo que apunta a construir en los próximos 15 años, así como que defina cuál es el listado de obras que apunta a instalar y qué inversión demandará su construcción”.

La senadora entiende que una correcta planificación de este tipo de mega-obras permite visualizar, a su vez, los desafíos industriales (desarrollo de proveedores, requerimientos de insumos y fortalecimiento de la cadena de servicios que demandarán las obras, entre otros aspectos) que deberá enfrentar el país para llevar adelante esas iniciativas.

“La falta de información en torno a estos proyectos, reduce las posibilidades de proyectar el aprovechamiento de oportunidades en el segmento industrial que se encuentren aguas abajo de la construcción de estas centrales”, concluyó.