Mario Fiad, nació en Jujuy, provincia dependiente en buena parte de la actividad azucarera. Recientemente presentó un proyecto (expediente 3531/18) para modificar la Ley 26.093, de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles.

El legislador oficialista busca, por un lado, extender dicha ley hasta el hasta el 11 de mayo de 2036. Es decir, 15 años más del plazo original de caducidad (año 2021).

“Este Régimen debe contar con sustentabilidad política, o sea, continuidad y persistencia temporal en las normas que lo regulan, que demostraron ser eficaces y contribuyeron a su crecimiento”, argumenta el senador.

La noticia es bien recibida por la industria pyme del biocombustible, sobre todo la del biodiesel.

Industriales nucleados en la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB) vienen sosteniendo que de desregularse el mercado, su actividad quedaría en peligro de quiebre.

Aseguran que al no elaborar ellas mismas el aceite de soja para producir el biodiesel, las grandes empresas se quedarían con el negocio que ha sabido forjarse desde el 2010.

Por otra parte, Fiad propone incrementar el corte del bioetanol en naftas en un 15 por ciento “como mínimo”.

Lea también: «Provincias conformarán un espacio en defensa y promoción de los biocombustibles»

A poco de asumir en su gestión, el Presidente Mauricio Macri, por decreto, incrementó el porcentaje de corte del 10 al 12 por ciento del biocombustible en naftas para el consumo interno.

La propuesta del senador de Cambiemos tiene que ver con una subida de tres puntos en el nivel de mezcla al corto plazo. Y otro plan a largo plazo donde sugiere: “la autoridad de aplicación podrá aumentar el citado porcentaje cuando haya incremento en la producción y abastecimiento, gradualmente, hasta un VEINTICINCO POR CIENTO (25%)” de bioetanol en naftas.

“El abastecimiento de bioetanol se realizará en forma equitativa, el CINCUENTA POR CIENTO (50%) por el sector que lo elabora en base a caña de azúcar y el CINCUENTA POR CIENTO (50%) por el sector que lo hace en base a maíz”, puntualiza Fiad, en defensa de la industria azucarera.

Entre los fundamentos del proyecto de ley, el senador señala que “la posibilidad de “cultivar energía” ha tenido un impacto directo e inmediato en las inversiones de los productores agrícolas”.

En esa línea cita un caso ligado al crecimiento de la producción de caña de azúcar donde a partir del crecimiento de la actividad se ha incorporado nuevas superficies.

“En Tucumán ha crecido de 200.000 a 270.000 hectáreas, en Jujuy de 60.000 a 65.000 hectáreas, y en Salta de 26.000 a 35.000 hectáreas entre 2004 y 2018; según el informe, elaborado por el Laboratorio de Sistemas de Información Territorial del INTA Famaillá”, cita Fiad.

El senador enumera cinco puntos por los que considera importante incluir un mayor porcentaje de bioetanol en naftas:

  1. Alentar oportunidades de agregado de valor a la producción de soja y maíz, disminuyendo la exportación solo como grano (producción primaria).
  2. Resolver el problema de los excedentes azucareros, mejorando la sustentabilidad económica del sector.
  3. Captar nuevas inversiones en esos sectores industriales para incrementar su capacidad instalada.
  4. Alentar una mayor producción primaria, en cuanto a las superficies cultivadas o implantas y al desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías.
  5. Mejorar el cuidado del medio ambiente.