Ayer en el Día 2 de la Cumbre de Generación Distribuida, evento organizado por Latam Future Energy, Lina Escobar, Directora de Demanda de la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) de Colombia, aseguró que “en el corto plazo” podrían ingresar en operación 87 MW en proyectos de autogeneración menores a 1 MW, buena parte de ellos de tecnología solar fotovoltaica.

El dato, comentó la funcionaria, es extraído de la cantidad de proyectos que solicitaron certificados para obtener los beneficios tributarios que concede la Ley 1715, a saber: deducción de renta del 50%, exclusión del IVA, depreciación acelerada, y quita de aranceles para productos.

Escobar, quien participó del panel denominado Nuevas regulaciones para el desarrollo de la Generación Distribuida en Latinoamérica y El Caribe, explicó que el número de potencia renovable distribuida dispuesta a entrar prontamente en operaciones es mayor si se contemplan emprendimientos más grandes.

En esa línea, aseguró que las centrales de entre 1 a 10 MW totalizan una capacidad de 250 MW.

La funcionaria comentó que la mayoría de los emprendimientos presentados para la obtención de certificados para los incentivos tributarios son de Generación Distribuida.

“Casi el 70% son de proyectos que tienen capacidades entre 10 kW a 1 MW. Y si le sumamos las solicitudes entre 0 a 10 kW tenemos alrededor del 87%”, precisó.

En esa línea, la directiva de la UPME enfatizó: “es decir que esos incentivos tributarios no se están quedando en las grandes empresas generadoras sino que han sido aprovechado por una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas además del sector residencial”.

Asimismo, Escobar aseguró que los proyectos ya certificados movilizan inversiones por cerca de 1 billón de pesos colombianos. “Sin lugar a dudas este ha sido uno de los mecanismos más efectivos para la Generación Distribuida en Colombia”, resaltó acerca de los beneficios tributarios.