Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA) a principios de este año se ha logrado alcanzar el hito de los 2 millones de coches eléctricos en la carretera. Una estadística que cuenta a los modelos a batería, a hidrógeno, y a los híbridos enchufables.

Esto supone duplicar el número de coches respecto al 2015. Una cifra que ha necesitado casi seis años para lograrse, y que en apenas 12 meses se ha multiplicado por dos. Una señal de la aceleración del sector. Pero al mismo tiempo la IEA admite que la implantación de coches eléctricos de momento son casi testimoniales respecto al resto de tecnologías, representando apenas el 0.2% del total de coches en circulación en todo el mundo.

Según los responsable del informe -descargar-: “Los coches eléctricos todavía tienen un largo camino por recorrer antes de alcanzar números capaces de hacer una contribución significativa a los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Para limitar el aumento de temperatura por debajo de 2 grados centígrados para finales del siglo, el número de coches eléctricos tendrá que llegar a 600 millones en 2040“.

imagen
Esta mayor implantación se logrará acelerar con las próximas mejoras que traerá consigo la producción en masa.

Mayor inversión que permitirá mejorar las capacidades de las baterías y por lo tanto ofrecer mayores autonomías, al mismo tiempo que se bajan los precios. Algo que ayudará poco a poco a reducir la brecha con los modelos con motor de combustión interna.

Lea también: «La negociación entre privados y el Gobierno: buscan lanzar vehículos eléctricos en 2017»

Para la IEA, las estimaciones indica que para el 2020 el stock mundial de coches eléctricos llegará a una cifra de entre 9 y 20 millones de unidades, y entre 40 y 70 millones para 2025. Una cifras que indican serán insuficientes para lograr cumplir con los objetivos de reducción de emisiones, y de elevación de la temperatura en el planeta.

Según el informe, para limitar los aumentos de temperatura por debajo de 2 grados centígrados a finales del siglo, el número de coches eléctricos en las carreteras del mundo tendrá que llegar a 600 millones en 2040.

Un objetivo que necesitará además de coches más económicos, y con más autonomía, también una mayor implantación de las redes de recarga, y una expansión de las ventas más allá del puñado de países que concentran la mayor parte de las matriculaciones.

imagen (1)

Y es que según las estadísticas, el 95% del mercado está concentrado en apenas 10 estados. Estos son China, Estados Unidos, Japón, Canadá, Noruega, Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda y Suecia.