Secretaría de Energía de Argentina abrirá más puertas a inversiones privadas en el sistema de transmisión

Mariela Beljansky, subsecretaria de Planeamiento Energético, criticó los mecanismos de expansión aplicados en las gestiones anteriores y reconoció que el nuevo gobierno optará por nuevos esquemas ya que no puede afrontar esos costos.

La Secretaría de Energía de la Nación dijo presente en la tercera y última audiencia pública sobre aumentos de tarifas de gas y electricidad, en donde en dicha oportunidad el foco estuvo puesto en el sistema de transmisión eléctrica. 

Mariela Beljansky, subsecretaria de Planeamiento Energético de la Nación, criticó el estado de las redes y los mecanismos de expansión aplicados en las gestiones anteriores, explicó por qué no se pueden incorporar más renovables al sistema y cómo el nuevo gobierno de Javier Milei prevé que se desarrollen la nueva infraestructura eléctrica. 

“El Sistema Argentino de Interconexión (SADI) se encuentra saturado. La falta de planificación de mediano y largo plazo llevó a no tener respaldos del sistema y sin ampliar capacidad de transporte, no se puede incorporar generación renovable de escala. Es decir que no permite nuevas incorporaciones de generación eléctrica sino que opera como un cuello de botella”, señaló.

“El futuro y necesario crecimiento en tecnologías renovables de generación para aprovechar los recursos, requiere instalaciones de transporte y almacenamiento que implican nuevos diseños y equipos en las redes”, agregó. 

Incluso, en la última convocatoria del Mercado a Término de Energías Renovables (MATER), sólo se presentaron tres proyectos (125 MW en conjunto) debido a la poca capacidad disponible en las redes, considerando que en el Anexo III que para el NEA + Litoral + Misiones, la potencia adjudicable bajo la limitación de 6 MW oscila entre 190 MW (MATER Pleno) y 350 MW (Ref. “A”), mientras que para el NOA y La Patagonia no se detalló la capacidad posible a asignar. 

“Las ampliaciones y nuevas obras necesarias no se produjeron de manera natural. Sino que, desde la implementación del Plan Federal de Transporte Eléctrico, se ejecutaron a un costo mucho mayor y los planes estuvieron políticamente direccionados a determinadas provincias sin seguir una lógica eficiente”, complementó la funcionaria. 

Justamente dicho plan fue el más criticado por Beljansky, ya que apuntó que la decisión de ampliarlo al ámbito regional a fines del 2022 “respondió a una decisión política más que a un criterio técnico – económico”. 

Si bien ese programa contempla la puesta en marcha de un proyecto de transmisión en cada provincia, bajo la mirada del nuevo gobierno no se fijó un mecanismo de competencia que las permitan ranquear las obras y la asignación eficiente de recursos. 

Aunque el crédito de organismos internacionales podría ser una fuente de financiamiento para aquellas provincias que decidan continuar con el plan, pero en ese caso deberán tomar por cuenta propia y otorgar las garantías requeridas. 

La subsecretaria de Planeamiento Energético de la Nación continuó su presentación e hizo hincapié  en que el Estado Nacional se encuentra “quebrado” y sin posibilidad de abordar el costo de inversión de esta índole. 

Por lo que remarcó la importancia de contar con mejores herramientas para aprovechar mejor los lugares donde puedan obtener las fuentes primarias de energía de manera más económica y que el país opere en condiciones óptimas, como por ejemplo una mayor participación del sector privado.

“Es necesario generar señales para que los operadores puedan realizar las inversiones en actualización del equipamiento asociadas a sus responsabilidades. Las inversiones de transporte de jurisdicción provincial, deberán ser abordadas por los propios gobiernos locales, ya que sería injusto terminar con la discrecionalidad que benefició a algunas áreas en el pasado en detrimento de otras”, subrayó.

“Mientras que para las obras de interconexión regional, el Estado Nacional está considerando instrumentar mecanismos de iniciativa privada que procuren la inversión en un esquema de competencia internacional”, afirmó.

Es decir que la actual gestión podría dar continuidad a dos mecanismos que hoy en día ya están en marcha, tal como la presentación a inversiones en redes de transmisión en el MATER junto a proyectos de generación o una nueva etapa tras conocerse que CAMMESA recibió 20 manifestaciones de interés para gestionar y financiar ampliaciones del sistema de transporte de energía eléctrica en alta tensión.

De ese total de MDI, una sola corresponde exclusivamente a ampliación del transporte y cuatro para concretar aportes económicos para la construcción de líneas para el abastecimiento de explotaciones mineras ubicadas en zonas aisladas de la red. 

En tanto que aquellas manifestaciones de interés que también contemplan parques renovables conforman el grueso de ese llamado, ya que doce de ellas proponen la expansión del sistema interconectado junto a iniciativas de generación renovable y tres MDI con proyectos verdes para suministrar energía al sector minero de Argentina. 

Por lo que, de concretarse, se ampliará el sistema de transporte eléctrico que, según números de la Secretaría de Energía de la Nación, cuenta con: 

  • 17560 kilómetros de líneas en 132 kv
  • 11355 km en 220 kv
  • 1196 km en 330 kv
  • 219 km en 345 kv
  • 12524 km en 500 kV. 

1 Comentario

  1. Luis Alberto borroni

    El diagnóstico de que la falta de infraestructura en transmisión eléctrica, hoy es la gran limitante para el crecimiento de la generación y en especial de las renovables interrumpibles, ya que estas requieren de back up de otras fuentes que estén interconectadas.

    Si bien encarar un plan de construcción de líneas de transmisión es la solución, esto requiere de largos plazos, con lo que habría que complementarlo con generación distribuida, en especial con renovables como ser las centrales de biogás, como para ir paleando la situación.
    Otra opción de generación distribuida, es instalar centrales turbo vapor a gas, ya que se comenta que en breve sobrará gas proveniente de Vaca Muerta.

    Esto hay que materializarlo en un estudio integral, que contemple la distribución de los consumos, sus proyecciones de crecimiento en el tiempo, las opciones de generación en una distribución geográfica y optimizar el sistema de transporte actual ejecutando las obras que demanden el menor tiempo posible. El crecimiento del sistema de transporte es el que mayor tiempo demanda para su construcción, mientras que la demanda de energía debería crecer, cayendo en el cuello de botella antes enunciado.

    La mitigación de este problema es incrementar la generación distribuida pero no con Diesel, como se ha hecho en la administración anterior, mientras se encara la solución de fondo que es el crecimiento del sistema de transporte.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *