La Secretaría de Energía elevó el documento titulado “Lineamientos para un Plan de Transición Energética al 2030” al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible durante la semana pasada, y Energía Estratégica logró acceder a dicho informe. 

Dentro del mismo se expresa que se desarrollarán medidas para reducir el consumo de electricidad y de gas en todos los sectores de la economía al año 2030, a la par que se trabajará por alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. 

Y en cuanto a la oferta, la entidad dependiente del Ministerio de Economía planteó dos escenarios estratégicos para 2030 -ambos contemplan el cumplimiento de la Ley Nacional Nº 27.424 con 1.000 MW de potencia al mencionado año -: 

  • Participación las energías renovables del 20% en la matriz eléctrica (REN 20), con la incorporación de 8700 MW de nueva capacidad (3.375 MW adicionales renovables)
  • Participación del 30% de renovables en la matriz, donde se agregarían 11.875 MW (6.550 MW de potencia renovable).

Sin embargo, el documento gubernamental reconoce que “el sistema interconectado eléctrico argentino necesita de una ampliación si planifica un escenario de incorporación de mayor potencia al 2030″. 

Y que perseguir un objetivo más ambicioso en la incorporación de potencia renovable requiere mayores obras en la red de transporte de alta tensión. Por lo que planificó un panorama alternativo que contemple los mayores requerimientos en la red que la expansión de capacidad adicional requiere. 

“El escenario de mayor penetración de fuentes renovables de generación eléctrica demanda mayores inversiones, ya que se necesitan nuevos nodos geográficos y líneas de alta tensión que permitan el aprovechamiento de toda la nueva energía generada en los lugares de consumo masivo”, señalan desde la Secretaría de Energía. 

¿Cuál sería dicho monto de inversión? En los lineamientos se explica que asciende a USD 2.875.000.000 en escenario base (REN 20), mientras que en aquel de mayor penetración de renovables (REN 30)  se estiman USD 5.575.000.000

Inversiones en transporte eléctrico

“Existen obras de transporte eléctrico que se presentan como urgentes, necesarias e imprescindibles para mejorar la eficiencia, por un lado, y para permitir la incorporación de manera exitosa de los proyectos ya considerados de aumentos en la capacidad instalada, por el otro”. 

“Las líneas de alta y media tensión, sean obras de mantenimiento, refuerzo o ampliación, no sólo revisten obras de infraestructura para la transición, sino que contribuyen fuertemente con la descarbonización de la matriz”, queda manifestado en el escrito elevado al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

De todos modos, dentro del propio archivo se señala que “acelerar el proceso de incorporación de renovables por encima de las posibilidades nacionales configuraría un problema estructural, al incrementar la dependencia tecnológica externa y la vulnerabilidad financiera”, por lo que se pone en duda si realmente se podrá avanzar hacia los escenarios planteados o incluso de mayor crecimiento de las renovables.