“Quien venga a invertir va a encontrar la garantía de que se va a despachar su electricidad. ¿Vamos a hacer una cuarta subasta? Sí. Probablemente sí. Lo más inmediato que se pueda y dependemos de la transmisión. Y esas subastas no van a ser iguales”, declaró ayer Nahle, generando expectativas en el sector privado.

El anuncio se produjo ayer, durante su intervención en el evento “Energy Meet Point: Innovación que impulsa al sector energético” en Ciudad de México.

A decir verdad, la funcionaria no quiso precisar fechas ni nuevas condiciones de inversión, dado que todavía el Gobierno está estudiando el sistema de transporte eléctrico y la evolución de las anteriores subastas de energías limpias.

Respecto a la suspensión de la cuarta licitación, la secretaria reiteró que fue suspendida porque se adjudicaron proyectos sobre una línea de transmisión “saturada”.

Respecto al programa de licitaciones, Nahle precisó que ya se han instalado el 76 por ciento de las infraestructuras pactadas tras la primera subasta y el 73 por ciento de la segunda.

Sobre la última y tercera advirtió que “todavía no se instala nada”.

Sobre esta última tanda, la funcionaria cuestionó que el Gobierno anterior envió a los inversionistas a lugares con líneas de transmisión inadecuadas y “donde los problemas sociales no estaban resueltos”, por lo que durante estos meses han revisado a los estudios de impacto social.

Central Nuclear en carpeta

Además de la subasta, Nahle informó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) analiza una segunda fase de la Central Nuclear de Laguna Verde, en el estado oriental de Veracruz, un proyecto que está contemplado desde la administración pasada para garantizar el suministro de energía eléctrica.

Contratos garantizados

Respecto a los proyectos de la gestión anterior, Nahle aseguró que se resguardarán las inversiones comprometidas.

“Este es un Gobierno serio, como lo he mencionado, y vamos a cumplir los compromisos que dejó el Gobierno anterior, conforme están terminando sus parques, sus instalaciones, entran al sistema e inmediatamente el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) empieza a despachar su electricidad”, tranquilizó.