A pesar de no haber quórum para poder ser tratado en reunión plenaria el proyecto de Ley de Generación Renovable Distribuida (ver la última versión en línea), hubo avances importantes a lo que hace su futura aprobación.

Había expectativas de que ayer las comisiones de Minería, Energía y Combustibles, presidida por Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino), y Presupuesto y Hacienda, cuyo titular es el peronista Juan Manuel Abal Medina, pudieran dictaminar el proyecto que ya sancionó la Cámara de Diputados el pasado mes de septiembre.

Sin embargo, tanto por el conflicto de Aerolíneas Argentinas como las novedades en materia de economía que paralelamente lanzó el Gobierno nacional, impidieron la llegada de una cantidad suficiente de senadores para que el proyecto pueda ser tratado.

Pereyra explicó a Energía Estratégica que se requerían de 10 senadores de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y otros 10 de Energía, pero que se presentaron la mitad de legisladores: no hubo quórum.

No obstante sí participaron actores claves para su tratamiento. Uno de ellos es el peronista Juan Mario Pais, único senador que hasta el momento plantea una objeción al proyecto.

En su discurso, el legislador hizo mención sobre lo “necesario” de la aplicación de esta medida para que usuarios residenciales, comerciales y pymes puedan inyectar energía limpia a la red, pero indicó que la “única preocupación que hay (con esta propuesta) es con los fondos”, FODIS y FANSIGED.

Para Pais “es una ley federal” pero que “no establece un mecanismo de distribución que garantice justamente ese federalismo”. Su preocupación es que, por cuestiones demográficas, Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires absorberán gran parte de los fondos.

Lea también: «El Senado puso fecha para tratar el proyecto de Ley de Generación Distribuida»

Para evitar este escenario arrojó dos alternativas: “una opción es introducir una reforma a la Ley”, es decir, que se modifique y vuelva a Diputados, lo cual atrasaría el proceso. Como variable planteó que “exista un verdadero compromiso del Poder Ejecutivo que por vía reglamentaria garantice que estos fondos tengan una irrestrictica distribución federal”.

Inmediatamente después de este comentario, fue el Subsecretario de Energías Renovables de la Nación, Sebastián Kind, el que llevó tranquilidad y consideró esta sugerencia en nombre del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, autoridad de aplicación de buena parte de los artículos de la Ley. “La reglamentación claramente puede contemplarlo”, se comprometió.

Por su parte, Pereyra adelantó que se convocará prontamente a una nueva reunión plenaria. “La intención es convocar nuevamente para la próxima semana y tener la sesión, porque hay interés de que salga este año”, dijo a este portal el sindicalista petrolero.

La intención del Ejecutivo

A su paso, Kind respaldó la propuesta surgida en Diputados y destacó el amplio diálogo con el que fue concebida entre diferentes partes, tanto en ámbitos académicos, provincias y asociaciones civiles.

El subsecretario repasó los aspectos más relevante del proyecto de Ley, desde lo técnico hasta lo promocional como el fondo fiduciario FODIS, que comenzará con un aporte del Tesoro Nacional de 500 millones de pesos, y el régimen de fomento a la industria nacional, cuya autoridad de aplicación será el Ministerio de Industria.

Además destacó el modelo de net billing, que se diferencia con el de tarifa diferencial (feed in tarif), el cual fue propuesto inicialmente en Diputados pero terminó siendo modificado por una solicitud expresa del Ministerio de Energía y Minería.

“El sistema de facturación neta (net billing) significa un ahorro al sistema y no necesariamente a que aparezcan en el mercado infinidad de generadores con el fin de generar per se sino auto-consumir permitiéndole el vuelco de excedente al sistema”, justificó y argumentó: “creemos que este mecanismo es ampliamente superador y los mercados más avanzados del mundo los vienen demostrando”.

Lea también: «Diputados dio media sanción al proyecto de Ley de Generación Distribuida»

Además, Kind subrayó sobre la importancia de que el consumo particular comience a ser modificado: “el 70 por ciento de la demanda de energía eléctrica del país son usuarios residenciales y comerciales”.

Pero quién más habló de números fue el director de Promoción de Energías Renovables del Ministerio de Energía, Maximiliano Morrone. “Esperamos contar con unas 10.000 instalaciones residenciales el primer año (de aplicación de la norma, apuntado al 2018), que es lo que nos permite el fondeo previsto en la Ley”, arrojó.

Además, explicó que a ese número se le sumarán unas 300 a 500 instalaciones en el ámbito de comercios y pymes.

“Eso significa aproximadamente entre 100 y 150 MW de potencia instalada”, resumió Morrone.

Asimismo, hizo una comparación con Alemania, que actualmente cuenta con 45.000 MW de potencia instalada de generación distribuida con un nivel de radiación inferior que la provincia de Buenos Aires, una de las jurisdicciones más pobres en capital solar de Argentina. “Nuestro recurso es super interesante”, enfatizó.