Últimamente se debate el límite considerado bajo la que se consideran los sistemas de generación distribuida, elemento que depende del marco regulatorio de cada país, y México no es la excepción, dado que normativa vigente marca hasta 500 kW para aquellas fuentes sin la necesidad de permisos de los diversos entes reguladores, aunque se propone ampliar dicho tope de capacidad a 1 MW.

Y si bien el mercado de GD continúa en crecimiento pese al ruido regulatorio e incertidumbre jurídica, producto de diversas disposiciones y comentarios de la administración actual (la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica es un claro ejemplo), la diferencia de posturas acerca del límite no es ajena al sector.

Carla Ortiz Fuentes, Country Manager México de RER Energy Group, fue una de las actrices que, durante la Cumbre Latinoamericana de Generación Distribuida, comentó la necesidad de estudios que permitan conocer la capacidad real que soporta la red y, a partir de hecho, poder definir el término máximo.

¿Por qué? Según su postura, bajo la normativa en curso, «en la mayor parte de los casos de las industrias, sólo alcanza a cubrir un pequeño porcentaje del consumo de los clientes finales»

Incluso, no ve a la GD como competencia de la gran escala, sino más bien un complemento de la misma. «La generación distribuida es la energía más barata a nivel, por lo cual es cubrir la base con ella y buscar una buena opción para abarcar el porcentaje restante», señaló. 

Bajo esa misma línea de soluciones alternativas para abastecer la red, la especialista analizó el hecho de implementar el almacenamiento, tecnología que cada vez toma fuerza, no sólo dentro del propio país, sino también en la región: «El storage evolucionó mucho y ya lo vemos como una solución para generar valor agregado en ahorro».

Sin embargo, el uso de almacenamiento para las energías renovables aún no cuenta con una regulación concreta en México, hecho relevante para su desarrollo y uso. 

Además de dicha problemática, desde la óptica de Carla Ortiz Fuentes, «también hace falta que se vea como potencia, saber las condiciones a usar y cómo puede complementar para hacer más armónica la relación entre utility scale y generación distribuida».