El documento fue firmado por la Subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, Ing. Andrea Heins, el Intendente de la Ciudad de San Carlos de Bariloche, Ing. Gustavo Gennuso, el Presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Lic. Osvaldo Calzetta Larrieu, y la Secretaria de Estado de Energía de la Provincia de Santa Fe, Lic. Verónica Geese.

La Ciudad de San Carlos de Bariloche se suma a la iniciativa de la Subsecretaría que tiene por objetivo clasificar y catalogar los inmuebles de distintas ciudades argentinas en función de su requerimiento energético, tal como se lleva a cabo en las Provincias de Santa Fe y de Mendoza. El Instituto de Energía y Desarrollo Sustentable de la Comisión Nacional de Energía Atómica ha participado en la primera experiencia realizada en Rosario, y participará también en la Prueba Piloto que se realizará en Bariloche.

En esta instancia piloto, se capacitará a cuarenta (40) profesionales del sector de la construcción para llevar adelante el relevamiento de datos en doscientas(200) viviendas de la ciudad y su posterior clasificación. La Subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética destacó la colaboración activa de las autoridades de la Provincia de Santa Fe, en este caso en la capacitación a sus pares locales en Bariloche, funcionarios y profesionales técnicos. También recordó la importancia de implementar medidas de eficiencia energética desde cualquier mirada.

“Desde nuestras casas, comercios, industrias y servicios, todos podemos y debemos implementar medidas de eficiencia para mejorar nuestra calidad de vida y optimizar el uso de los recursos, tanto energéticos como monetarios”, indicó la Ing. Heins, quien también recalcó que la eficiencia en el uso de los recursos permite crecer social y económicamente tal como lo vienen haciendo los países desarrollados. Para esta experiencia se cuenta con el apoyo financiero del Proyecto de Cooperación de la Unión Europea “Eficiencia Energética en Argentina”.

A partir de la implementación de esta prueba piloto, se espera obtener una línea de referencia para la determinación de una escala de eficiencia energética para la zona bioclimática VI y generar capacidades técnicas locales para el posterior desarrollo de políticas públicas a nivel municipio y provincia.