Según pudo saber Energía Estratégica, una nueva camada de adjudicatarios de los 88 emprendimientos de energías renovables seleccionados en la última licitación (Ronda 2 del Programa RenovAr) estarán firmando sus respectivos acuerdos de abastecimiento de energía renovable (PPA por sus siglas en inglés) a principio del próximo mes.

Se tratará de una segunda convocatoria, luego de la que se formalizó el 28 de marzo. Aquel día, la empresa 360 Energy firmó 4 de los 7 proyectos solares que adjudicó en esta última licitación: Tinogasta II, de 6,96 MW; Tocota de 72 MW; Nonogasta IV, de 1 MW; y Nonogasta II, de 20,04 MW.

Del mismo modo, Bioeléctrica había firmado el contrato de una nueva ampliación, de su planta homónima, por 1,2 MW; las empresas Biogeneradora Centro e Incisa S.A. celebraron el contrato de la planta de biogás Biogeneradora Santa Catalina, de 2 MW; y, finalmente, la empresa PRODEMAN S.A.S rubricó el contrato por su planta de biomasa de 9 MW Santa Catalina.

Si bien hay varios proyectos interesados en firmar contratos antes de la fecha límite que impuso la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación (el 15 de mayo), buena parte de los 81 proyectos que restan firmar contratos no podrán hacerlo antes de ese plazo.

Principalmente los motivos tienen que ver con falta de certificaciones y documentos, los cuales impiden a los privados celebrar sus respectivos acuerdos PPA adjudicados.

Lea también: «En marcha: se celebró la firma de los primeros contratos de energías renovables de la Ronda 2»

En ese contexto, la Subsecretaría dirigida por Sebastián Kind, a través de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), evalúa extender esta fecha límite.

No se trataría de una maniobra novedosa, dado que en los procesos de firmas de contratos de la Ronda 1 y de la Ronda 1.5 también se extendió el plazo límite fijado de manera inicial.

Una fuente del sector, conocedora de este proceso, aseguró a Energía Estratégica que esta postergación se dará a conocer entre los adjudicatarios. Explica: “son resoluciones internas que comunican, de modo similar a las ‘circulares’, sólo a los interesados (adjudicatarios) y no se hacen públicas”.