Desde hace tiempo que distintos referentes del sector privado de las bioenergías vienen proponiendo al Gobierno nacional comenzar a aprovechar el abundante recurso biomásico de la Argentina para la generación de energía térmica.

Hasta el momento hay muy pocas experiencias en este sentido en la Argentina y los esfuerzos que se están realizando son más bien para atender la demanda de energía eléctrica. En el Programa RenovAr, el Gobierno ya adjudicó 15 MW en 2 proyectos de biomasa forestal y 6 proyectos por 9 MW correspondientes a centrales de biogás.

En el Congreso MAIZAR 2016, realizado en julio del año pasado, Martín Fraguío, Director Ejecutivo de la Asociación Maíz Argentino (MAIZAR), planteaba con datos duros ante funcionarios del Ministerio de Agroindustria las capacidades de utilizar la biomasa y el biogás como fuentes energía térmica.

El ingeniero proponía utilizar estas bioenergías como una alternativa viable frente a la crisis gasífera que está atravesando el país, costo que se paga con altos precios a la importación de gas natural, entre otros combustibles fósiles.

Lea también: «Precios y desarrollo tecnológico: Maizar planteó al Gobierno aprovechar el biogás para atender la crisis gasífera»

Con el objetivo de comenzar a avanzar en esta idea, el próximo miércoles 7 de julio se desarrollará la primera Mesa de Trabajo de Biomasa dedicada a la generación térmica que convocará a diversos actores del área.

Uno de los impulsores de la propuesta es el ‘Proyecto para la promoción de la energía derivada de biomasa’ (PROBIOMASA), entidad que opera bajo la órbita de la Secretaría de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Bioindustria.

Es que el objetivo central de PROBIOMASA es “incrementar la participación específica de la biomasa como fuente de generación de energía como así también, generar información geográfica, fomentar nuevos emprendimientos y capacitaciones”, sostienen sus autoridades.

Si bien el Proyecto se oficializó en marzo de este año, viene trabajando desde el 2012 y ya cuenta con firmas de cartas de Intención, que “sustentan una cooperación de acciones a fin de promover la energía derivada de biomasa”, con 15 Provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, además de Universidades, institutos técnicos como el INTA e INTI y entidades del sector.

Además, PROBIOMASA cuenta con una “Colección de Documentos Técnicos” que apuntan a precisar el potencial biomásico de las provincias del país a través de un sistema con Metodología WISDOM. Ya se publicaron los tres primeros números donde se detalla el balance energético de Tucumán, Salta y La Pampa.

Lea también: «Planificación: Trazarán el mapa de las bioenergías en la Argentina»

Según adelantó en un evento inter-cooperativas en la ciudad de Córdoba Miguel Almada, Director Nacional de Bioenergía del Ministerio de Agroindustria y referente de PROBIOMASA, se está avanzando en nuevos mapas en las provincias de Santa Fe, Misiones, Mendoza y Córdoba.

Durante la jornada, el funcionario contó que en 2010 realizaron un informe que revelaba que “Argentina tiene un uso potencial –de bioenergías- de alrededor de 37 millones de toneladas equivalentes de petróleo y que hoy están utilizándose casi 6 millones de toneladas equivalentes de petróleo, incluidos los biocombustibles (biodiesel y bioetanol)”.

“Tenemos que buscar formas de dar algunos instrumentos o políticas desde el Estado para promover lo que es energía térmica”, confió Almada a Energía Estratégica tras finalizar la charla.