Antes de asumida la nueva administración de Cambiemos, el proyecto eólico santafecino, previsto a construirse en la localidad de Rufino, estuvo a punto de acordar un precio de Acuerdo de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) de 120 dólares el MWh con la ex Secretaría de Energía de la Nación.

Sin embargo, el cambio de rango de la cartera de Energía a Ministerio llegó con la novedad de la suspensión de la Resolución 108 (herramienta legal para cerrar contratos PPA) y con ella la caída de una buena cantidad de proyectos de energías renovables pronto a desarrollarse, entre ellos el parque eólico santafecino.

Si bien el proyecto cuenta un alto grado de avance para su construcción, como la certificación de impacto ambiental y estudios de factibilidad positivos (con una velocidad media de vientos de 6 m/s y un factor de capacidad del 37 por ciento), deberá disputar su adjudicación en la primera Ronda del Programa RenovAr que promueve el Ministerio de Energía contra emprendimientos mucho más competitivos como los que se pretenden desarrollar en la Patagonia.

En el sur, el factor de capacidad promedia el 50 por ciento, por lo que los precios por MWh que se podrán ofertar allí tenderán a ser mucho más bajos que en otras zonas del país.

Como es sabido, de los 1000 MW que se adjudicarán en esta etapa, 600 MW serán eólicos y es notorio que la voluntad de las nuevas autoridades es cerrar contratos PPA los más bajos posibles. Esto genera un cuadro de preocupación entre los desarrolladores del emprendimiento de Santa Fe.