La inserción de redes inteligentes prevé múltiples ventajas para los usuarios, como poder gestionar en forma remota su consumo energético, monitorear su propia facturación, y vender electricidad a la red con a partir de fuentes de energías renovables, complementando la Ley de Balance Neto que la provincia de Salta ya tiene en funcionamiento.

En este caso, Salta, a través de un Consorcio Asociativo Público Privado (CAPP), del que participan la Secretaría de Energía del Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable de la Provincia de Salta, la Universidad Católica de Salta y la Empresa Distribuidora de Electricidad de Salta Sociedad Anónima (EDESA), implementará el proyecto sobre la zona principal del barrio Grand Bourg de la ciudad provincial, alcanzando a 1.800 usuarios, con un plazo de construcción final de 36 meses.

Jorge Giubergia, Jefe del Programa Energía Eléctrica de la Secretaría de Energía de Salta y representante legal del CAPP en diálogo con Energía Estratégica señala: “El proyecto propuesto significa un esfuerzo de ingeniería asociado a un salto tecnológico para la provincia en beneficio de la población y el medioambiente”.

En este momento estamos con EDESA resolviendo un tema técnico de medidores; operativamente en la red todavía no se está trabajando, ya que estamos diseñando los pliegos para licitaciones y armando protocolos de ensayo con la facultad (Universidad Católica de Salta) para operar sobre las redes inteligentes en consideración con distintos aspectos como el de los medidores, por ejemplo”, indica el funcionario, quien explica que estas operaciones estarían finiquitadas en 4 meses, tal como está estipulado.

Beneficios de las redes inteligentes

En contacto anterior con Giubergia, el representante legal del CAPP destacaba los principales motivos que impulsan a su provincia a  implementar este tipo de redes. Destacaba aspectos medioambientales: disminuyendo la emisión de dióxido de carbono ya que se generaría un ahorro de energías no renovables; sociales: tras la necesidad de información online, mejorando la calidad de facturación; políticos-estratégicos: tendencia global de protección del medioambiente, disminuyendo la dependencia de combustibles fósiles; mayor seguridad: disminuyendo la posibilidad de apagones y evitando la continuidad del servicio en instalaciones que pongan en riesgo a las personas; mayor calidad de servicio y producto: aumentando la fiabilidad de la red mediante el control directo de carga; tecnológico: permitiendo una aplicación más adecuada a la ley de generación distribuida, almacenamiento de energía, etc; y económico: usando adecuadamente los recursos no renovables e incluyendo el uso de recursos renovables.