El Instituto de las Américas realizó un diagnóstico de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) en la región. Tania Miranda, directora de política y participación de las partes interesadas en el programa de medio ambiente y cambio climático, fue la especialista encargada de aquel análisis comparativo del hemisferio.

Durante la presentación oficial del paper, señaló que sólo nueve países de Latinoamérica y el Caribe fijaron una meta de carbono neutralidad al 2050. Se trata de Argentina, Barbados, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Jamaica, Perú y República Dominicana.

De aquellos, cinco países lideran la carrera hacia las cero emisiones; no obstante, la referente del Instituto de las Américas indicó la importancia de movilizar a cada vez más países porque en los hechos se trataría de una obligación común de todos.

“La región debe y puede ser líder en gestión ambiental responsable”, señaló.

En tal caso, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica y República Dominicana ya destacan por la integración de metas ecológicas en su legislación nacional y por asumir compromisos más ambiciosos acelerando sus acciones climáticas. Al respecto destaca:

Barbados

  • Pasó de un NDC totalmente condicional a solo un 50% condicional
  • Incluye un plan de desarrollo físico para aumentar la resiliencia
  • Flota de pasajeros totalmente eléctrica / biocombustible para 2030
  • Las acciones de vinculadas a NDC sobre generación solar fotovoltaica tienen un gran éxito

Costa Rica

  • Plan Nacional de Descarbonización
  • Estrechamente alineado con el objetivo de 2 grados
  • Estableció un mecanismo voluntario de notificación de emisiones
  • Objetivo de proteger el 100% de los manglares para 2025

Chile

  • Pasado de objetivos basados ​​en intensidad a objetivos absolutos
  • Gobierno discutiendo legislación para convertir el objetivo de cero neto en ley
  • 100% objetivos incondicionales
  • estrategia de electromovilidad para 2050
  • Estrategia nacional de H2 verde

Colombia

  • El objetivo de reducción de emisiones del 20% para 2030 en las NDC anteriores aumentó a una reducción del 51%
  • 100% de objetivos incondicionales
  • Implementación de un ETS para 2025
  • Deforestación neta cero para 2030

República Dominicana

  • Incluye la introducción de un impuesto al carbono para el sector transporte
  • Casi el 20% de su gasto de recuperación de covid-19 se centró en medidas ecológicas
  • 70% de la energía proporcionada por energías renovables para 2030

Por otro lado, Brasil y México se distinguen por su discontinuidad en el impulso a su ambición climática. De acuerdo con el informe, estos dos países con las economías más grandes de América Latina y el Caribe son responsables de más del 50% de emisiones y deberían acelerar sus medidas de mitigación y adaptación.

En detalle, se señala que si bien Brasil ha definido destinar el 25% del gasto de recuperación a largo plazo de Covid a medidas ecológicas, actualmente tiene una baja ambición en sus objetivos de reducción de emisiones de GEI, habiendo prescindido de un componente de adaptación en su NDC actualizado. Además, se alerta que en este país hay un retroceso en las medidas de protección forestal lo que provocaría que no alcance con los objetivos de deforestación al 2030.

Respecto a México, aunque se aplaude sus estrategias transversales con soluciones basadas en la naturaleza (NbS), se cuestiona que <1% del gasto de recuperación a largo plazo de Covid se destina a medidas ecológicas, el 36% de los objetivos de reducción de emisiones de GEI dependan de la asistencia internacional, que aún no se transparente un cronograma oficial para lograr carbono neutralidad y que por el contrario las políticas del sector energético estén revirtiendo la tendencia hacia las cero emisiones.

Ahora bien, todos los antes mencionados tendrían los mismos retos a nivel de necesidades financieras y aquí un punto central fue advertir que el costo de implementación de las aportaciones determinadas por país aumentará si no se actúa hoy.

Tania Miranda – Institute of the Americas

“Lamentablemente el Covid-19 afectó a todos en la región y están en riesgo muchas de las implementaciones de programas para cumplir con las contribuciones nacionalmente determinadas”.

“Por lo que tendrán que acudir a la comunidad internacional sobre todo durante el cop26 para aprovechar las oportunidades que existen en Latinoamérica y el Caribe sino la meta de 1.5º estará muy lejana”, consideró Tania Miranda.

Al respecto, concluyó indicando que de acuerdo a algunos diagnósticos previos realizados por países como México y Colombia, se identifican “143 mil millones de dólares al 2030 en costos de implementación de NDC” en el caso mexicano y por el lado de Colombia habría “un costo de hasta 4 mil millones de dólares al año” sino invierte enormemente en adaptación hoy.