Roque Pedace es Magíster en Política y Gestión de la Ciencia y la Tecnología e investigador en política climática y energética de la Universidad de Buenos Aires (UBA). En diálogo con energiaestrategica.com opina que el desarrollo de energías renovables en nuestro país “es un hecho que se va a imponer”, tal como sucedió en Chile, Uruguay y Brasil.

En Argentina la matriz energética no llega a constituirse ni en un 1 por ciento con energías verdes y es dependiente de los combustibles fósiles en casi un 90 por ciento. Proyectos que intentaron estimular las energías limpias, como el GENREN o la Ley 26.190, han fracasado por falta de financiamiento. Sin embargo, para Pedace “hay indicios de que esto va a cambiar”.

El punto a favor más importante es que hay políticas (internacionales) con alto grado de arreo, como las que tienen que ver con cambios climáticos, por las cuales va a haber facilidades de financiación para distintas escalas de aplicación”, considera. Y suma que como complemento a ello “las tecnologías siguen bajando de costes y su expansión está en el pico más alto”.

Estamos arrancando en el mejor momento de la transición”, resume el experto. Ve como signo positivo la reciente promulgación de la nueva Ley de Promoción de Energías Renovables 27.191, pero señala que será necesario profundizar sobre otros marcos legales para un empleo más íntegro de las tecnologías, como por ejemplo reglamentando una legislación que permita a usuarios inyectar energía limpia a la red.

Sobre la autogeneración subraya la “gran ventaja de permitir ahorrar costos de trasmisión y distribución” y “defender mejor el sistema eléctrico ante posibles desperfectos”.

Yo creo que el cambio en la matriz es irreversible, desgraciadamente no todos los políticos piensan lo mismo, pero se ve una tendencia en la Argentina a tomar la cuestión, sentencia Pedace y justifica: “Se ve claramente que la idea de los fósiles no convencionales, que iban a ser una nueva fuente de divisas (el caso del yacimiento Vaca Muestra), hoy en día ha perdido vigor, y más que una fuente es un sumidero de divisas: hoy la Argentina, para mantener las empresas petroleras está pagando un diferencial de 70 dólares el barril”. En el mercado internacional el barril de crudo de petróleo cuesta alrededor de 45 dólares; la diferencia es aportada por el estado nacional.

Todas las encuestas de opinión han dicho en los últimos 15 años que su preferida son las renovables por lejos y eso los políticos lo tienen que saber”, remata sobre el inminente compromiso que deberá tener el próximo gobierno en esta materia.